publicidad


La empresa titular del coso isleño informa al Ayuntamiento de esta actuación ya en marcha para dar nueva vida a las instalaciones, y que va a permitir dar cabida en las instalaciones a eventos privados, profesionales o culturales y de ocio

En un espacio de celebración de grandes eventos pretende convertirse la plaza de toros de San Fernando. Los representantes de la empresa titular de la gestión del coso isleño, Albero Eventos 1871, ya ha comenzado las obras de reforma para revitalizarlo y adaptarlo a esta nueva actividad, que se va a compaginar con el uso habitual del coso isleño para la celebración de festejos taurinos durante dos semanas al año (julio y septiembre). 

El responsable de la empresa, Antonio Jesús Sánchez, ha transmitido su intención de convertir la plaza de toros en un gran espacio multiusos que podría albergar más actividades privadas, profesionales y de empresas o de ocio, y que tendrá capacidad para acoger grandes celebraciones con aforo de hasta 425 comensales, una capacidad que se podrá multiplicar mucho más en el caso de que el evento que albergue sea algún concierto, actuación artística, congreso o feria, etc.

Las obras de adaptación de la plaza de toros podrían estar culminadas antes de este verano.Uno de los aspectos más llamativos será la reforma de la galería interior del coso, que pasará a ser un espacio para cocktail, aperitivos o  recepción. También se va a instalar una moderna carpa como cúpula que va a permitir la insonorización acústica del recinto, dotarlo de más privacidad y poder salvar las posibles inclemencias meteorológicas.

El Ayuntamiento y la empresa promotora están trabajando de manera unida en todo lo relativo a sus necesidades y las licencias pertinentes.

El delegado de Promoción de la Ciudad, Conrado Rodríguez, ha asegurado que desde el ayuntamiento están contentos con el giro que tomará el coso taurino, ya que puede ser todo un revulsivo para la ciudad en cuanto a promoción, generación económica y empleo.

Hay que recordar que la plaza de Toros de San Fernando, fue inaugurada en 1871 y es la segunda más antigua de la provincia de Cádiz, lo que la convierte en otro punto influyente y de atractivo para visitantes.