loteria ilegalLa Unidad de Policía adscrita a la Junta intervino el pasado día 30 de abril en la localidad de Barbate un total de 49.300 boletos de lotería ilegal de La Paloma, organización no autorizada por la Junta de Andalucía para la celebración, organización y distribución de un sorteo paralelo al de la ONCE y uno de los principales distribuidores de esos billetes en la provincia.

En este caso, se da la circunstancia de que la incautación del voluminoso material –el más importante en una sola operación en lo que va de año- se produjo en el marco de un dispositivo de la Policía de la Junta para localizar a R. C. A, antiguo responsable de La Paloma que ya había sido denunciado después de que el pasado mes de noviembre se le intervinieran 47.100 boletos de esta misma lotería ilegal. Ante la imposibilidad de poder entregarle la notificación de sanción por ese delito, considerada una infracción muy grave a la Ley de Juego de Andalucía, los agentes habían puesto en marcha un dispositivo de vigilancia y localización durante el cual no solo dieron con el denunciado, sino que ha permitido a la Policía de la Junta incautarse de otros 49.300 boletos que iban a ser distribuidos por la comarca de La Janda.

Todos los boletos ilegales de esta lotería intervenidos se vendían al precio unitario de cincuenta céntimos, por lo que su valor en el mercado es de 24.650 euros. Los billetes eran para los sorteos que se iban a celebrar entre el 4 y el 10 de mayo (solo una semana), y estaban agrupados en tacos para su entrega a 33 vendedores.

Los beneficios para los organizadores de estos sorteos son muy importantes, ya que solo ponen en juego una parte de los 10.000 números que componen la serie, lo que supone aproximadamente un 20% del total. De esa forma, disminuye la posibilidad de que el primer premio que ofertan (1.100 euros) tenga que ser abonado, mientras que los restantes premios son minúsculos (15 euros al segundo premio y 5 al tercero).

La organización ilegal La Paloma carece de cualquier tipo de autorización para celebrar, organizar o distribuir boletos de los sorteos que realiza en la provincia de Cádiz en paralelo a los de la Once. Además, sus actuaciones no tienen ningún fin social y entre sus objetivos no se encuentra la integración de las personas que venden sus boletos y a los que denominan “voluntarios” o “colaboradores”.

La Paloma está dirigida por los miembros de una misma familia y actualmente cuenta con 33 vendedores en la ciudad de Barbate que distribuyen los boletos ilegales por toda la comarca de La Janda. Estos “vendedores” tienen una cantidad fija de billetes que vender al día, y no se les permite la devolución del material no vendido e incluso se les llega a pedir el dinero de la venta por anticipado.

Estas personas sólo reciben cinco céntimos de cada boleto que venden, además de la propina que les entregan los premiados cuando les toca. La cantidad mínima de boletos que tiene asignado cada vendedor es de 300 semanales, aunque algunos de ellos llegan a vender hasta 600 solo el domingo.

Todos los boletos intervenidos y la documentación han sido ya remitidas a la Delegación del Gobierno para que el Servicio de Juegos y Espectáculos Públicos instruya el correspondiente expediente sancionador.

Casi 100.000 boletos intervenidos desde el inicio de 2015

Las actuaciones de la Jefatura Provincial de Cádiz de la Unidad de Policía adscrita a la Junta contra el juego ilegal la sitúan a la cabeza de Andalucía en la lucha contra este tipo de sorteos, y ya han permitido que en los escasos 4 meses que llevamos de 2015 se hayan incautado 96.755 boletos no autorizados, y se hayan realizado 102 expedientes y actas de intervención.

Eso supone un 70% de los billetes incautados durante todo el año pasado, cuando la actuación de la Policía de la Junta permitió en la provincia de Cádiz la intervención de 136.826 boletos de distintas loterías y rifas no autorizadas. Hay que tener en cuenta que esta cifra ya duplicaba los 75.000 cupones incautados en todo 2013.

En 2014 se realizaron 182 denuncias tanto a vendedores como a organizadores y distribuidores de las distintas loterías ilegales. Entre las organizaciones ilegales que actúan en nuestra provincia están: OID, OIDD, la Paloma, Orda, la Blanca, la Blanquita o la Tira, por mencionar las más importantes.

La Policía de la Junta desarrolla estas actuaciones junto con el Servicio de Inspección de Juego de la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía en Cádiz, y dentro del Plan de Detección y Sanción del Juego Ilegal dispuesto por la Dirección General de Juegos y Espectáculos de la Junta de Andalucía.

El delegado del Gobierno de la Junta en Cádiz, Fernando López Gil, ha recordado que esta labor de la Unidad adscrita “pretende erradicar la competencia ilegal que supone esta actividad para las organizaciones y empresas autorizadas en el sector del juego, y luchar contra el fraude que supone también para la Hacienda Pública al no pagar los impuestos reglamentarios”.

Igualmente, López Gil ha puesto el acento en el hecho de que “el juego clandestino acarrea desprotección e inseguridad tanto a las personas que trabajan como vendedores sin estar sujetas a ninguna actividad reglada, como a los compradores, a los que en muchas ocasiones les resulta muy difícil cobrar el premio porque el boleto ni es un documento legal ni presupone un premio determinado ni aporta referencia alguna de la organización del sorteo”. De hecho, muchos de ellos se ven abocados a procesos judiciales para reclamar el premio.

Además, el delegado del Gobierno ha insistido en que “estos sorteos no autorizados tampoco abonan las tasas fiscales correspondientes, lo que aumenta el beneficio que los organizadores obtienen por la celebración de los mismos”.