venta de alcoholLa Unidad de Policía adscrita a la Junta, en el marco de sus actuaciones para vigilar el cumplimiento de la normativa autonómica en lo referente al cumplimiento de la Ley 4/97 de prevención y asistencia en materia de drogas, y dentro del amplio dispositivo de control dirigido de forma específica a la detección y denuncia de establecimientos que vendieran o permitieran el consumo de alcohol a menores de edad, tuvo que notificar la suspensión de actividad de un establecimiento de El Puerto por incumplir esta normativa.

Los agentes, tras estas inspecciones de control y al tener conocimiento de una denuncia formulada por un particular en relación con la venta de alcohol a su hija menor de edad en el pub Aramburu 23, de El Puerto de Santa María, pudieron comprobar en la madrugada del pasado viernes día 4 de septiembre, en el momento en el que se realizaba la inspección en el mencionado establecimiento por parte de los policías pertenecientes al Área de Juego y Establecimientos públicos, que en la barra del referido pub se servían tres ‘chupitos’ de tequila, con una graduación de más 30º, a tres chicas menor de edad, dos de ellas de 16 años y una de 15.

Los efectivos de la Policía de la Junta procedieron inmediatamente a impedir dicha consumición y a levantar un acta de denuncia, al tiempo que se decretaba por parte del inspector jefe del Grupo de Juegos, presente en la operación, la suspensión de actividad del pub, decisión que se ratificó posteriormente por el órgano competente.

Hay que destacar que el mencionado establecimiento tenía prohibida la entrada de menores de 16 años, pero en el momento de la inspección del local también fueron identificadas cuando salían del pub tres menores de edades comprendidas ente los 14 y 15 años. Igualmente, se comprobó por parte de los agentes que detrás de la barra se mostraban ocho botellas sin etiquetado oficial y con una etiqueta manuscrita donde se podía leer: vodka melón, vodka mora, vodka negro melocotón, vodka caramelo (2 botellas), ‘piruleta’, y ‘pitufo’. Estas botellas quedaron precintadas hasta que por la Delegación territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales en Cádiz se analice y determine el destino de las mismas.

La Unidad de Policía adscrita a la Junta ha intensificado las actuaciones para vigilar el cumplimiento de la normativa de prevención y asistencia en materia de drogas tras el aumento detectado del número de menores que en los últimos eventos celebrados en la provincia hubieron de ser atendidos por intoxicación etílica.