publicidad


policia3La Policía Nacional ha  concluido en Jerez de la Frontera (Cadiz)   una investigación que ha permitido la desarticulación de una organización criminal asentada en Jerez dedicada a la comisión continuada de fraudes suplantando la identidad de terceras personas completamente ajenas a sus acciones y con las que adquirían todo tipo de bienes muebles, la contratación de  cientos de líneas telefónicas, de servicios de acceso a Internet y de televisión de pago que luego revendían o “alquilaban” a otras personas, así como la adquisición de decenas de terminales telefónicos y robots de cocina que de igual forma introducían posteriormente en el mercado negro.

Los agentes han cifrado en más de 100.000 euros el valor de los servicios defraudados y de los bienes apropiados delictivamente con victimas localizadas en numerosas ciudades y poblaciones distintas de toda la provincia de Cádiz.

Muchas de las víctimas han vivido un calvario personal y familiar

Las victimas  en muchos casos se han encontrado con deudas superiores a los 6000 euros que se cargaban directamente en sus cuentas bancarias por compras y contrataciones de servicios que ellos nunca habían realizado. Estas situaciones se han visto agravadas por la inclusión de muchos de los afectados en registros de morosos,  reclamaciones constantes por parte de empresas acreedoras y de cobro de deudas, aperturas contra muchos de los afectados de procesos civiles por impagos y multitud de problemas anexos que han sido paralizados y solucionados o están en vías de serlo gracias a la investigación criminal realizada por los agentes de la Policía Nacional.

Las pesquisas han podido demostrar que todos y cada uno de los afectados son víctimas de las actividades del grupo delictivo desarticulado y que ninguno de ellos tenía constancia ni conocimiento de que su identidad estaba siendo suplantada ni utilizada en ninguna actividad comercial.

La investigación identificó el nexo de unión de todos los afectados

Tras las primeras denuncias se inició una investigación por parte de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta UDEV de la Comisaría de Jerez que logró identificar el nexo común que unía a todos los afectados, los cuales habían adquirido un vehículo nuevo o de ocasión o habían llevado en las ultimas fechas su coche al taller por averías o para realizar una revisión rutinaria.

Los agentes identificaron a una persona vinculada a un negocio auxiliar  del ámbito de la automoción que tenía trato con todas las concesionarias y talleres por los que habían pasado las víctimas con sus vehículos.

Esta persona, valiéndose de su relación y confianza con las empresas del sector con las que trabajaba estrechamente, se habría aprovechado para hacerse con copias de la documentación aportada por clientes para la financiación de la compra de sus vehículos o de sus reparaciones.

Los agentes de la misma forma identificaron a este varón como artífice de otra trama delictiva paralela; cuando le era posible realizaba copias de las llaves de los vehículos a los que tenía acceso para acto seguido localizarlos días después cuando estaban estacionados en la vía pública, robarlos y dirigirse rápidamente hacia la frontera marítima de Algeciras antes siquiera que los dueños se percatasen del robo o lo denunciaran para pasar los coches hasta territorio marroquí, los agentes han recogido pruebas para incriminar al detenido por tres robos de turismos que ahora se buscan en territorio de Marruecos y pudieron detenerlo y recuperar un cuarto vehículo cuando el arrestado lo conducía presuntamente dispuesto ha realizar de nuevo la misma operación.

Documentación personal de las victimas utilizada ilícitamente

Acto seguido todas las documentaciones fueron presuntamente cedidas al resto de detenidos, todos ellos integrantes de un mismo núcleo familiar, quienes con estos y otros documentos que directamente falsificaban, se han dedicado a la comisión de todo tipo de estafas, suplantando la identidad de los afectados, haciéndose pasar por ellos ante distintas empresas para por ejemplo la adquisición de una veintena de robots de cocina, la suscripción de cien contratos de telefonía móvil con los que recibían terminales de gama alta que posteriormente vendían en el mercado negro o la compra de bienes de consumo de elevado valor.

La confianza y los importantes beneficios que estaban obteniendo les llevó incluso a pasar a ofrecer sus servicios a otras personas, de esta manera comenzaron a ofrecer por un precio muy inferior al mercado contratos de servicios de telefonía móvil, acceso a Internet o televisión de pago a un elevado número de personas aportando siempre los datos de las víctimas.

Una vez identificados todos los integrantes de la organización, la Policía Nacional procedido a la localización y detención de todos y cada uno de ellos, ingresando en la zona de calabozos de las dependencias de la Comisaría de Jerez desde donde, tras ser ultimado el atestado policial, han sido puestos a disposición de la Autoridad Judicial competente.

La investigación ha sido desarrollada durante más de un año por los agentes integrantes de la UDEV, Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta de la Brigada de Policía Judicial de la Comisaría del a Policía Nacional en Jerez de la Frontera (Cádiz).