La Policía Nacional  ha detenido a tres personas tras ser localizadas en la ciudad de Cádiz  por su presunta participación en el hurto continuado de prendas y otros efectos  en diferentes tiendas de moda y centros comerciales por un valor global aproximado cercano a los dos mil euros. La investigación continúa abierta para determinar la procedencia de las prendas y objetos intervenidos.

La detención se produjo el pasado sábado 31 de octubre tras tener conocimiento que un clan familiar procedente de Salamanca dedicado al hurto de grandes cantidades de ropa en establecimientos comerciales pudiera encontrarse en la ciudad de Cádiz. Los agentes de la Brigada de Policía Judicial iniciaron una investigación con el fin de comprobar y descubrir si el citado clan se encontraba en la capital gaditana. Fruto de las gestiones realizadas y del dispositivo policial establecido se localizó a los investigados en un hostal situado en el centro de la ciudad donde llevaban varios días alojados.


Los agentes mientras realizaban una  vigilancia discreta sobre los investigados observaron   como uno de ellos se desplazaba en un vehículo para recoger a los  otros dos integrantes en la puerta del hostal donde se alojaban. Fue en ese momento cuando los agentes se identificaron como policías nacionales y le dieron  el alto. Los tres investigados fueron identificados y en una primera inspección del vehículo, los agentes observaron una gran cantidad de prendas de vestir y de calzado en el interior del citado coche. Los investigados preguntados por el origen de los efectos  no pudieron aportar ningún ticket de compra ni dar garantía de su procedencia.

Ante tales evidencias las tres personas fueron informadas de los motivos de su detención y trasladados junto con el material intervenido hasta la Comisaria Provincial. Los  agentes realizaron en las dependencias policiales un recuento más exhaustivo de las prendas intervenidas, algunas de las cuales conservaban la etiqueta. El valor de las prendas de ropa y otros efectos intervenidos a los detenidos ascendía a más de novecientos euros.

Los policías localizaron entre las pertenencias de una de las detenidas las llaves de otro vehículo, por lo que se realizó una búsqueda por el centro de Cádiz con el fin de localizarlo. Después de varias batidas se encontró estacionado el vehículo en la calle Pericón de Cádiz, donde una vez abierto, los agentes hallaron en el maletero numerosos productos textiles nuevos, con sus correspondientes etiquetas de precio y establecimiento de procedencia cuyo valor ascendía a más de novecientos euros. En el registro efectuado también se localizaron en el interior del coche  varios utensilios utilizados presuntamente para cometer los hurtos y desactivar las alarmas.

Los detenidos de manera organizada, habían sustraído al descuido en diferentes establecimientos comerciales de la capital y de otros puntos de la geografía española que aun están por determinar diferentes prendas de ropa y otros artículos  a los que previamente habían eliminado el sistema de alarma con los utensilios intervenidos. El botín asciende a cerca de 2000 euros, si bien hay efectos sin valorar por carecer de etiqueta con precio.

 

Compartir con: