policiEste  año los esfuerzos de cada uno de los agentes de la Comisaría  de la Policía Nacional en El Puerto de Santa María  para mantener la seguridad ciudadana ha sido redoblados debido al  número de eventos concentrados en esta época del año. La Policía Nacional supera con éxito los dispositivos establecidos para la Motorada y la Feria de Primavera y del Vino Fino gracias a las muchas horas de planificación, análisis de datos, elaboración de dispositivos y de trabajos  efectivos a pie de calle para dar un servicio de calidad a los ciudadanos las celebraciones que han tenido lugar.

En cada uno de los acontecimientos ya celebrados, tales como Carnavales, Elecciones Autonómicas, Semana Santa, Motorada y Feria, la implicación de cada uno de los Policías participantes ha sido total y admirable, pues han dado lo mejor de si mismos, sus capacidades, entrega, abnegación, espíritu de servicio, eficacia, eficiencia y sacrificio, incluso se les exigió posponer sus permisos reglamentarios,  todo ello con el único objetivo “garantizar la seguridad de los ciudadanos” actuando de forma inmediata y precisa ante aquellos que se comportaron de forma ilegal.

De todos los eventos los que resaltan por su importancia y trascendencia son la Motorada y la Feria.

LA MOTORADA.

Cada año, con motivo del Campeonato del Mundo de Motociclismo de Jerez de la Frontera y en los días previos a su celebración, miles de aficionados procedentes de todas las Comunidades españolas y de otros países de nuestro entorno se desplazan con sus motos hasta esta ciudad para disfrutar del ocio y de la gastronomía típica, dentro de un ambiente festivo y típicamente motero. Les espera una población muy participativa y colaboradora ya que su venida es una fuente importante de ingresos económicos para la zona, por su alta ocupación hotelera, el incremento de alquileres de viviendas, el aumento del consumo en los establecimientos de hostelería y por la excelente promoción turística de la ciudad.

Como en esta edición el campeonato se celebró el día 3 de mayo, durante los días 1 y 2 previos, se produjo la llegada masiva de los moteros, generándose grandes concentraciones en las zonas tradicionales de la ciudad, donde exhibieron sus “joyas de dos ruedas”.

Pero si a estas exhibiciones le unimos el consumo de alcohol y de otras sustancias estupefacientes, entonces nos encontramos ante problemas graves de tráfico, de inseguridad y de orden público.

Todo ello exigió el refuerzo policial que se estableció en determinadas zonas, días y franjas horarias para dar respuesta a los diferentes problemas que la situación provocó.

Los fines que perseguían fueron: proteger el libre ejercicio de los derechos y libertades y garantizar la seguridad ciudadana; minimizar los riesgos que, para las personas o sus bienes, se pudieran derivar del comportamiento de quienes realizasen con sus motos actividades temerarias o infringiesen la normativa legal; y asegurar la pacífica convivencia cuando pudiera ser perturbada por actividades no autorizadas que alterasen el ferial.

Los recursos humanos de la Brigada de Seguridad Ciudadana (UPR y Radiopatrullas), fueron reforzados por las Unidades de Intervención Policial de Sevilla y Málaga, quienes se desplegaron por la ciudad, apoyando a Policía Local en sus actuaciones y realizando una labor muy eficaz en la prevención y respuesta.

Fruto de ello es que redujeron el número infracciones penales y administrativas,  el número de motos sustraídas y las riñas graves, dando seguridad y favoreciendo el ocio, consiguiendo los objetivos perseguidos y teniendo el reconocimiento de las Autoridades locales y de los distintos colectivos de comerciantes y asociaciones.

 

LA FERIA

LaFERIA DE PRIMAVERA Y FIESTA DEL VINO FINO 2015” de El Puerto de Santa María se celebró desde el día 6 al 11 de mayo, ambos inclusive, en el recinto de “Las Banderas”.

El Puerto de Santa María es una ciudad donde este acontecimiento tiene una especial relevancia, es su fiesta grande.

A su población, muy participativa en este tipo de actos, hay que sumarle el turismo que el evento lleva aparejado, lo que hace que a diario miles de personas se concentren en el recinto

El dispositivo policial establecido perseguía como objetivo mantener la seguridad ciudadana y el orden público, garantizando a los asistentes el libre y pacífico disfrute de la fiesta, prestando especial atención a la zona del “botellón”, a las casetas más “conflictivas”, al pequeño tráfico de sustancias estupefacientes y a la tenencia de armas blancas. Todo ello dentro de una estrecha colaboración con Policía Local.

La Unidades de Seguridad Ciudadana que actuaron en el recinto (UPR, dotaciones a pie y en moto del Grupo de Radiopatrullas,) fueron reforzados por la Unidad de Caballería de Sevilla y por otros servicios de las distintas Brigadas locales.

Y efectivamente consiguieron su objetivo, ya que redujeron considerablemente el número de hechos delictivos cometidos y aumentaron el número de actas de aprehensión de sustancias estupefacientes y de armas.

Se puede decir que ha sido una de las ferias más tranquila y segura. Los caseteros y ciudadanos mostraron su satisfacción por el normal desarrollo  de la fiesta, trasladando la opinión de que se han encontrado muy cómodos y seguros a lo largo de todos los días de celebración de la feria portuense.

Con el buen trabajo realizado, los policías portuenses han realzado aún más la imagen del Cuerpo Nacional de Policía, esa Institución a la que se deben y que es la mas valorada por los españoles junto con la Guardia Civil, según los datos del barómetro de abril de este año del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) y en los que se pone de manifiesto que la labor que realizan a diario los policías nacionales como garantes de la seguridad ciudadana, ha merecido un año más que depositen en ellos su confianza.