policiaAgentes de la Policía Nacional y de la Policía Local de Jerez en una acción conjunta  detuvieron el pasado jueves 17 de septiembre a dos jóvenes minutos después de asaltar a una vecina que caminaba por el barrio de El Altillo en el distrito norte de la ciudad a la que consiguieron arrebatar su bolso de mano arrojándola al suelo y causándole diversas lesiones.

Sobre las 11:40 horas de la mañana varios testigos avisaron a las Salas Operativas del 091 y 092, informando  que estaban ayudando a una mujer tendida en la acera y que acababa de ser atracada por varios individuos.

Movilización y coordinación de ambas policías

La emisora conjunta de la Policía Nacional y la  Policía Local   que coordina las patrullas de la ciudad envió indicativos al lugar de los hechos, donde se recabaron las primeras informaciones y datos tanto sobre los autores como sobre la huida de los mismos.

Momentos después los presuntos autores fueron localizados por la policía ocultos tras un camión de transporte, quienes al verse descubiertos iniciaron la huida siendo perseguidos por los agentes.

Mientras que agentes de la Policía Nacional perseguían a uno de los presuntos autores, miembros de la Policía Local iniciaban la persecución del segundo.

Los policías locales consiguieron dar alcance al primero de los detenidos, el joven  al verse cercado reaccionó con violencia ocasionando que uno de los agentes cayera de la motocicleta que conducía, aunque afortunadamente sin consecuencias,  y causando lesiones en la mano derecha al otro policía debido a la agresividad con la que trató de impedir su detención, inmediatamente pudo ser reducido y arrestado como presunto autor de un delito de robo con violencia y otro de atentando contra agente de la autoridad.

Los agentes locales procedieron a realizar al detenido un cacheo de seguridad encontrando entre sus ropas un teléfono smartphone que instantes después se comprobó que era el terminal que acababan de arrebatar a su víctima.

El segundo detenido trató de ocultarse en el interior de una escuela de formación

Simultáneamente los motoristas de la Policía Nacional localizaban al segundo joven que huía a la carrera, el detenido al verse sorprendido optó por internarse en el edificio ocupado por una escuela formativa, los agentes continuaron la persecución tras él y entraron en el inmueble segundos después pero el joven ya había conseguido ocultarse en alguna de las dependencias del edificio por lo que, con ayuda de otros dos agentes que acaban de llegar al lugar, optaron por dispersarse por las habitaciones para tratar de localizarlo.

Instantes después el segundo joven era localizado en el interior de uno de los baños de la planta baja, el joven  trató por la fuerza de evitar su detención, pero fue rápidamente reducido y detenido como presunto autor de los mismos delitos que su cómplice.

Los agentes recuperaron todos los objetos robados a la víctima

Tras el inodoro del baño donde fue arrestado, los agentes encontraron oculta la sudadera con capucha que había utilizado en el atraco, junto a él también se encontró una cartera de mano que instantes después se comprobó que pertenecía a la víctima ya que contenía toda su documentación junto con una cantidad de dinero en metálico.

Ambos detenidos fueron trasladados hasta la Comisaría de la Policía Nacional donde fueron ingresados en la zona de calabozos hasta que han sido puestos a disposición de la Autoridad Judicial que ha decretado su internamiento en un centro de menores  ya que ambos aún no han cumplido la mayoría de edad.  El traslado ha dicho centro  fue efectuado por integrantes de la Unidad de la Policía Nacional adscrita a la Junta de Andalucía.

La víctima fue atendida en un centro de salud de la zona de contusiones en el miembro superior y hombro izquierdo fruto del golpe que sufrió a raíz de la caída e inmediatamente después se personó en Comisaría donde reconoció sin género de dudas tanto la cartera como el teléfono móvil recuperados por los agentes como de su propiedad siéndole reintegrados en ese mismo momento.

La intervención ha sido realizada por agentes de las unidades de motocicletas de la Policía Local y la Policía Nacional en Jerez de la Frontera, ambas integrantes de las Brigadas de Seguridad Ciudadana de ambos cuerpos.