publicidad


PARKING
PARKING

La idea de una posible zona azul en la localidad de Puerto Real va corriendo como la pólvora, después de la reunión mantenida ayer por el gobierno municipal, junto a sus socios de gobierno y miembros de la oposición, con los empresarios y comerciantes de la localidad, para escuchar sus demandas sobre el proyecto de peatonalización de diversas calles del centro.

Como ya adelantara este medio, en días pasados, los comerciantes no ven con buenos ojos que se lleve a efecto esta práctica, entre otras razones porque piensan que «hundirían sus negocios».

publicidad


De igual forma no solo fueron protestas por parte de estos, sino también propuestas, como la posibilidad de instalar una zona de Ordenación Reguladora de Aparcamiento (ORA) o lo que es lo mismo zona azul, un asunto que nada bien ha sentado a los ciudadanos, que ya han mostrado su descontento a pie de calle y por redes sociales, los cuales aseguran que no tienen porque pagar en su pueblo para ir a comprar. Muchos de ellos, amenazan ya con irse fuera de la villa a hacer sus comprar, algo que por el contrario ya hacían, entre otras cuestiones porque aseguran que el material a elegir es «bastante escaso».

Hay que recordar que el precio que se pagaría por aparcar en la calle, sería tarifado por minuto y siempre un máximo de dos horas. Teniéndose que cambiar el ticket cada vez que se pase este tramo horario, que monetariamente hablando se traduciría en 1, 20€ aproximadamente. Destacar que el problema no es el pago del ticket, sino el “no pago”, ya que la multa sería de 7 € sino la abonas en el momento, teniendo un recargo posterior y superior a los 40€.

Aun existiendo controversia, si es legal este tipo de aparcamientos en las localidades o no, ya sea azul, naranja o verde, la razón es que ciudades del entorno, como San Fernando, Cádiz o Jerez entre otras, la tienen instauradas desde hace años con adeptos y detractores, pero que continúan ahí, para según argumentan la mayoría de sus gobernantes, “dar fluidez a los estacionamientos públicos”.

Con este panorama, y que no hay nada en forme sobre una posible zona azul en el pueblo, ya que la misma partía de una idea de los propios comerciantes, se da con la puerta en la cara de buena parte de los habitante de Puerto Real, que ya esta en pie de guerra si la misma se llevará a efecto.