publicidad


El SAS dota al centro con tres camas que mejoran la atención ante el incremento de personas con problemas respiratorios por la afectación del Covid-19

La Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario Puerto Real ha recibido en el último mes tres camas procedentes del expediente de emergencia que el Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha realizado para el suministro de equipamiento de sus centros sanitarios con motivo de la pandemia del Covid-19.

Estas camas terapéuticas, que ya están en uso, disponen de un sistema de funciones integradas mediante el cual son capaces de iniciar una movilidad temprana, además de posiciones como silla parcial, completa, giros, etcétera., minimizando el riesgo de trastornos respiratorios, musculares, osteoarticulares o úlceras por presión.

Es la inmovilidad un problema de los pacientes ingresados en las UCI, ya que muchos de ellos necesitan en algún momento de su estancia estar profundamente sedados y, por tanto, inmóviles. Esta circunstancia es responsable de atrofia muscular, complicaciones respiratorias, retraso en la retirada del respirador, aumento de la estancia hospitalaria, aparición de úlceras por presión…

Por ello, la movilidad del paciente encamado es tan importante que llega a ser parte del tratamiento, pero asistir a los pacientes en los cambios de posición es una tarea físicamente exigente que requiere mucho tiempo y conlleva para los profesionales sanitarios un alto riesgo de padecer lesiones osteomusculares. Así, estas camas, que favorecen la movilidad temprana, además fomentan la seguridad del paciente y la del profesional sanitario.

Con estas nuevas adquisiciones, así como una cuarta unidad que está pendiente de recibirse próximamente, la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario de Puerto Real mejora su dotación en beneficio de una mejor atención al paciente crítico.