publicidad


Los profesionales han podido disponer de una réplica de las arterias del paciente que les ha permitido planificar con mayor precisión el trabajo a desarrollar con el paciente

La Unidad de Radiología Vascular e Intervencionista del Hospital Universitario Puerta del Mar de Cádiz ha realizado su primer procedimiento terapéutico apoyándose en un modelo impreso en 3D, que ha sido reconstruido a través de las imágenes obtenidas mediante una Tomografía Axial Computarizada (TAC) realizada al propio paciente. 

Esta tecnología ha permitido la impresión de un réplica a escala real de las arterias del paciente, lo cual ha permitido a los profesionales sanitarios poder planificar con mayor precisión el procedimiento de embolización de una arteria bronquial patológica. Los profesionales mostraron y explicaron al paciente la técnica empleada y se han mostrado muy satisfechos con el resultado obtenido, ya que la embolización se desarrolló de manera rápida y sin complicaciones.

Según explica el doctor José Paz Expósito, director de la Unidad de Radiodiagnóstico del Hospital, la impresión 3D de modelos anatómicos complejos “permitirá optimizar y ayudar a los profesionales tanto de esta unidad como de numerosas especialidades médicas del centro sanitario”.

La impresora 3D adquirida por el Hospital Puerta del Mar está ubicada en la planta de Radiodiagnóstico del centro. A través de un proceso de segmentación de imágenes obtenidas mediante TAC y Resonancia Magnética, los radiólogos se encargan de preparar modelos anatómicos a escala real de los pacientes, cuya complejidad previa a un procedimiento intervencionista o interés formativo para todos los profesionales, residentes o estudiantes, ayude a entender la anatomía que está produciendo un proceso patológico del paciente y permita una resolución, si procede, con más confianza y planificación más precisa previa a la intervención.

Este tipo de tecnología tiene como objetivos, por tanto, comprender la anatomía del paciente, ayudar a que el mismo paciente comprenda el procedimiento que se va a llevar a cabo, así como la elección de material previo al procedimiento para que la intervención tenga una menor duración, con la consiguiente reducción de posibles complicaciones derivadas de las intervenciones, como infecciones o sangrados, entre otras.