Éste es el consejo que desde la presidenta del Colegio Oficial de Ópticos-Optometristas de Andalucía (COOOA), Blanca Fernández,  y el vicepresidente y portavoz de la Unión de Consumidores de Andalucía (UCA-UCE), Miguel Ángel Ruiz, han presentado esta mañana en la sede del COOOA una nueva campaña de ‘Somos optometristas’, una iniciativa del COOOA que pretende hacer llegar a los usuarios andaluces una serie de recomendaciones y consejos sobre salud visual y que tras su primer año y medio de andadura ha obtenido más de seis millones de impactos en las redes sociales. En esta ocasión, el COOOA y UCA-UCE se han unido para advertir a los usuarios andaluces sobre los riesgos de utilizar gafas premontadas y para denunciar la venta indiscriminada de este producto en diferentes establecimientos.

Las gafas premontadas son aquellas con lentes para cerca, prefabricadas y elaboradas con unas medidas genéricas en las que el usuario suele escoger el aumento sin asesoramiento profesional. Según Blanca Fernández, “la venta indiscriminada de este artículo en numerosos establecimientos, como tiendas de regalo, bazares, estancos, gasolineras y mercadillos incumple la ley, ya que en ellos no se exige un diagnóstico previo al usuario”. El Colegio andaluz informa que este tipo de lentes solo son aptas para un 2% de la población y para un uso moderado, por lo que casi todas las personas que las utilizan pueden estar perjudicando su visión, aumentando su vista cansada.


Entre las posibles consecuencias del uso de gafas premontadas se encuentran:

  • Lagrimeo y aparición de cefaleas, malestar, fatiga visual y vértigos.
  • Desarrollo o aumento de patologías visuales por la falta de control profesional.
  • Cansancio y bajo rendimiento visual y/o laboral.
  • Futuros problemas de adaptación a lentes progresivas.
  • Pérdida de visión en uno de los ojos por supresión o disminución de su uso.
  • Aumento descontrolado de la presbicia y otras deficiencias visuales.

Además, el COOOA ha insistido en que el 95% de las gafas premontadas que se venden son escogidas por un usuario que normalmente tiende a seleccionarlas con mayor aumento del que se necesita. “Este producto no es una gafa, sino una lupa que aumenta el tamaño de las imágenes, y que puede distorsionarlas. Además, la alineación óptica de estas lentes no coincide con los ejes visuales del usuario debido a que no son adaptadas por ópticos-optometristas de forma individualizada sino que son creadas con unas características generales”, explica Fernández.

Recientes estudios demuestran que los usuarios de gafas premontadas no alcanzan la misma calidad de visión que los que utilizan de gafas personalizadas, y que los trabajadores que usan gafas premontadas ponen en riesgo su salud visual.

Por su parte, el vicepresidente  de UCA-UCE,  Miguel Ángel Ruiz, ha defendido en todo momento la necesaria apuesta por la salud visual del conjunto de la población, una salud visual que la persona usuaria debería hacer recaer exclusivamente en manos de profesionales sanitarios convenientemente cualificados. Al respecto, desde UCA-UCE, se ha recomendado a las personas usuarias huir de formatos o de circuitos de comercialización que no cuenten con el asesoramiento previo y la opinión de un profesional sanitario. “Lamentablemente muchas personas no son conscientes del riesgo que conlleva utilizar gafas premontadas sin calidad o sin el consejo personalizado a cada usuario según sus necesidades”, explica Ruiz. “Igualmente, y ante el conjunto de las irregularidades que venimos denunciando conjuntamente desde ambas entidades, se ha solicitado a las administraciones su necesaria y más contundente implicación en el desarrollo de campañas de inspección. Es necesaria esa labor que hasta ahora no se está haciendo por parte de las Admnistraciones Públicas competentes en materia de Consumo y Sanidad. Para la Unión de Consumidores de Andalucía esto es un tema primordial por afectar de una manera importante a la salud de la ciudadanía”, continúa.

Mediante carteles en ópticas, dípticos informativos y las redes sociales (Facebook y Twitter), los optometristas andaluces quieren dejar claro que se trata de artículos elaborados de forma estándar para todos los usuarios, en su mayoría, a partir de materiales y lentes de aumento de baja calidad óptica.

Compartir con: