publicidad


La pasada semana empezaron a trabajar dos educadoras y dos trabajadoras sociales que han comenzado la identificación y actualización de expedientes de los usuarios, y que en unos días estarán ubicadas en la sede habilitada en la misma barriada

La plantilla de empleados municipales del Ayuntamiento de San Fernando se ha visto incrementada con la incorporación la semana pasada de cuatro nuevas trabajadoras, dos educadoras sociales y dos trabajadoras sociales, que han superado el proceso de selección convocado y que formarán parte del equipo técnico que pondrá en marcha el Plan Local de Intervención en la Zona Desfavorecida de San Fernando, concretamente en la barriada Bazán, dentro del Marco de la Estrategia Regional Andaluza para la Cohesión y la Inclusión Social (ERACIS).

Estas cuatro personas trabajarán en la elaboración de itinerarios personalizados de inserción laboral y el asesoramiento y atención a una población que reside en esta zona de San Fernando que cuenta con más de 700 viviendas con más de 50 años de antigüedad y que tiene una tasa de paro que alcanza el 40%. 

El delegado de Desarrollo Social, Jaime Armario, ha apuntado que en su primera semana de trabajo estas cuatro técnicas han comenzado la labor de identificación y actualización de toda la información de los expedientes de usuarios de esta área que pertenezcan a la barriada Bazán, que ahora tendrán un tratamiento específico gracias a este programa que supone toda una actuación integral en la zona.

Como ha informado Armario, será a partir de la próxima semana cuando estas cuatro trabajadoras se trasladen ya a la que será su ubicación definitiva durante todo el tiempo que dure el Plan de Intervención, en el espacio habilitado para ello en el centro cívico del barrio de Bazán. Allí dispondrán de una sede con despachos y sala común para atender a todos los usuarios y poner en marcha las acciones incluidas en este programa, con una intervención directa sobre el terreno. 

Cabe recordar que el Plan Local de Intervención que se llevará a cabo en la barriada Bazán es un proyecto complejo con dos vertientes de acción: una consistirá en la rehabilitación de viviendas en cooperación con la Consejería de Fomento, Infraestructura y Ordenación del Territorio a través de los fondos ITI; y otra vertiente social de intervención en las zonas menos favorecidas con la contratación de personal para servicios comunitarios y con la actuación de entidades privadas sin ánimo de lucro.

Además, este Plan de Actuación, que cuenta con financiación europea, se desarrollará bajo un formato diferente a los utilizados hasta la fecha, ya que su eje vertebrador será la participación de la ciudadanía, la integración de la perspectiva de género y el fomento de la solidaridad, la equidad, la interculturalidad y la diversidad, con un enfoque centrado en las personas y las familias. Partiendo de estos principios, se establecerán cuatro grandes ejes: desarrollo económico y sostenible; políticas públicas para el bienestar y la cohesión social; mejora del hábitat y la convivencia, y trabajo en red para la intervención social comunitaria.

Hay que recordar que la zona de Bazán ha sido incluida dentro la Estrategia Regional Andaluza para la cohesión e inclusión social (ERACIS) que tenía en cuenta indicadores como la tasa de paro, los procesos de integración de sus vecinos, entre otros.

Entre las medidas concretas que se desarrollarán destacan las dirigidas a incrementar la empleabilidad, con especial atención a las mujeres; favorecer el comercio local; impulsar la economía social y solidaria; incrementar la dotación de equipamientos deportivos, culturales y sociales, y constituir una red de profesionales para apoyar la actuación en las zonas y reforzar el intercambio de conocimientos y experiencias. 

Más actuaciones

Este Plan Local de Intervención que se inicia con la contratación del personal se espera desarrollar en paralelo con la actuación en materia de rehabilitación de las viviendas y sus espacios públicos de la Barriada Bazán. Un proyecto para el que hay un presupuesto de 32 millones de euros para barriadas en las ciudades mayores de 50.000 habitantes con necesidades especiales por estar en riesgo de vulnerabilidad. Este presupuesto se adjudica a los Ayuntamientos de más de 50.000 habitantes de la provincia para, en una segunda fase, ser las comunidades de vecinos de la Barriada Bazán la que presenten proyectos de actuación en sus bloques.

En concreto, la orden plantea para la actuación en San Fernando un presupuesto de 3.746.693 de euros, para el desarrollo de intervenciones de que podrán alcanzar los 15.000 euros por viviendas y con un plazo de ejecución de un año desde que sale la resolución de beneficiarios.

Hay que recordar que por parte del Ayuntamiento ya se presentó toda la documentación requerida por parte de la Junta de Andalucía, y actualmente está pendiente la resolución por parte del Gobierno andaluz. En este sentido, Armario ha insistido en que “es importante que este trámite se resuelva cuanto antes dado que estamos hablando de un fondo europeo, y no queremos ir con los plazos justos más tarde, una vez que las comunidades de propietarios empiecen a ejecutar”.

Del mismo modo, el delegado de Desarrollo Social ha querido destacar “la gran labor que está realizando en todo este proceso la asociación de vecinos de la barriada Bazán, con un magnífico trabajo de enlace para la puesta en marcha de este proyecto de transformación integral en todos los sentidos”.

Este proyecto llevará aparejado una intervención municipal para los espacios comunes, con objeto de actuar en la regeneración urbana de la Barriada que se unirá a la intervención en el alcantarillado gracias al contrato con la adjudicataria del contrato del agua.