publicidad


El ciclo de conciertos gratuitos, celebrado en el Castillo de San Romualdo, ya se ha convertido en un imprescindible del verano.

Redacción | SAN FERNANDO.- Las Noches del Castillo han concluido esta semana tras haber ofrecido conciertos los cinco jueves del mes de agosto. Unas actuaciones muy variadas que han congregado a cerca de 500 vecinos y vecinas acompañados de turistas cada noche.

Un ciclo de conciertos que ha encontrado en las noches de verano su espacio para consolidarse como una actividad muy esperada por los isleños e isleñas. Un aspecto que se valora positivamente desde la Concejalía de Cultura “y que nos estimula para volver el año que viene con nuevas iniciativas sabiendo que tenemos un público que disfruta de todos los estilos de música y que se ha evidenciado en este ciclo de 2019 donde casi todas las noches hemos estado a punto de colgar el no hay entrada” ha manifestado la Concejal de Cultura María José Foncubierta.

Para Foncubierta “la valoración no deja de ser muy positiva porque el clima ha acompañado, el horario creemos que es el idóneo, aunque cada noche ha habido público entrando durante los primeros 15 minutos del espectáculo y por supuesto que podemos decir que hemos acertado plenamente con las actuaciones” llegándose a escuchar en boca de los asistentes al salir del acto que “no les importaría volver a escucharlos el jueves siguiente”

Este ciclo de conciertos gratuitos, una de las principales propuestas del verano isleño, y que cada vez tiene una mayor repercusión ha contado este verano con tributo a Il Divo, el grupo The Cherrie & The Ladies, el espectáculo Al encuentro del timple canario y la guitarra española, música folk italiana y la actuación de Manuel Bonmatti y Joaquín Ponce.

En todas las sesiones de este año se ha rozado el lleno contemplado en 500 localidades que se han puesto a disposición del público en el patio del Castillo de San Romualdo “2.500 personas repartidas en cinco espectáculos que dan buena prueba de la necesidad de este tipo de eventos” en palabras de Foncubierta.

Los conciertos han pasado desde la esencia del Rock and Roll de las décadas de los 50 y 60 de Cherrie and the ladies, las tres voces de tres experimentados cantantes para desarrollar un tributo a Il Divo con canciones al estilo pop-lírico, el espectáculo de Antonio Toledo y Germán López con el timple canario y la guitarra española, las danzas frenéticas acompañadas de melodías místicas de Terra Taranta o la guitarra y batería de Manuel Bonmatti y Joaquín Ponce.