publicidad


La Unidad de Policía Adscrita, Agentes de Medio Ambiente, Guardia Civil y Policía Local llevaron a cabo la semana pasada un nuevo operativo que se saldó con 113 apercibimientos 

Funcionarios de la Unidad de la Policía Adscrita a la Comunidad Autónoma de Andalucía, Agentes de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, Guardia Civil y Policía Local de Tarifa llevan desarrollando desde finales de junio un dispositivo especial para perseguir las acampadas que se detectan en áreas no permitidas para ello del Parque Natural del Estrecho, espacio protegido ubicado en los términos municipales de Tarifa y Algeciras. 

Hasta el momento se han contabilizado 670 actas de denuncia contra los responsables de autocaravanas, furgonetas y otros vehículos adaptados para pernoctar, de las cuales 113 se realizaron la semana pasada en Los Lances, Área Recreativa de La Peña y Bolonia. Estas actuaciones se enmarcan en la lucha que durante todo el año mantienen la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento de Tarifa y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado contra este tipo de actos que dañan el parque natural.

Por esta labor, la subdelegada del Gobierno de la Junta de Andalucía en el Campo de Gibraltar, Eva Pajares, ha querido felicitar públicamente el trabajo conjunto del personal de la Administración autonómica y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado: “Han realizado unas actuaciones encomiables persiguiendo de manera constante esta práctica ilícita y, al mismo tiempo, concienciando a la ciudadanía de los perjuicios que se originan con esa actividad al medio ambiente”.    

En esta misma línea se ha expresado la dirección del Parque Natural del Estrecho, dependiente de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía: “Hemos podido comprobar cómo la colaboración de todas las FFCCSE dan excelentes resultados”. Asimismo, ha recordado que se va a continuar con la vigilancia y el control de las pernoctaciones en zonas no permitidas del espacio protegido. 

Según la normativa del Parque Natural del Estrecho está prohibido el estacionamiento durante la noche excepto en los lugares explícitamente autorizados: “No se permite el estacionamiento desde el ocaso hasta la salida del sol de cualquier tipo de vehículo, salvo dentro de los campamentos de turismo. Las caravanas, autocaravanas y vehículos similares homologados por la normativa sectorial podrán hacerlo, además, en aquellas zonas que a tal efecto se habiliten”.

En Andalucía la pernocta de autocaravanas está regulada, permitiéndose solamente en las denominadas Áreas de Pernocta, donde se dota de espacios en los que las personas que practiquen esta actividad de vida al aire libre dispongan de los servicios, instalaciones y equipamientos adecuados para atender las necesidades de mantenimiento, suministros y otros servicios que estos vehículos de alojamiento precisen y que resulten acordes y respetuosos con el entorno.

Está expresamente prohibido el aparcamiento y pernocta fuera de estos espacios habilitados, precisamente por el posible daño al entorno, por los residuos generados y el riesgo en verano al ser época de alto riesgo de incendios forestales, sobre todo en un espacio protegido.

Parque Natural del Estrecho

El Parque Natural del Estrecho es un espacio natural marítimo-terrestre, situado entre el Atlántico y el Mediterráneo, que goza de especial protección y que alberga una gran riqueza marina y terrestre de notable singularidad. Se han contabilizado más de 1.900 especies de flora y fauna marina, siendo las más frecuentes e importantes la tortuga boba, el delfín o la marsopa.

Igualmente, cuenta con bellas playas como la de Los Lances, amparada bajo la figura de protección de Paraje Natural Playa de Los Lances, o la de Bolonia, cuya famosa duna ha sido declarada Monumento Natural Duna de Bolonia. En estos arenales costeros crecen plantas adaptadas a la sequedad y el viento como el barrón, el enebro y la típica camarina, que da nombre al faro de la zona. Alrededor existen pinos piñoneros, procedentes de la repoblación practicada en los años 60 del siglo pasado para contener las dunas, junto con un matorral de alto valor ecológico.

Adentrándose en la sierra aparecen encinas, alcornoques y acebuches junto con eucaliptos de repoblación. En los acantilados destacan los hinojos marinos y por doquier narcisos y genistas. Otro atractivo del parque son las aves, las de mayor presencia son la cigüeña blanca, el halcón abejero, el milano negro y el buitre leonado. También es posible avistar águilas imperiales, elanios azules, alimoches, águilas perdiceras e incluso halcones peregrinos. Esta riqueza ornitológica se multiplica con el paso de las aves migratorias, un espectáculo del que se puede disfrutar en la red de observatorios del parque en distintas épocas del año.

El patrimonio cultural es otro reclamo más; de los numerosos restos arqueológicos, sobresale la antigua ciudad romana de Baelo Claudia, enclave estratégico para la industria salazonera de la Bética. Un legado arqueológico que no se limita a la superficie terrestre, ya que el patrimonio submarino también ocupa un importante lugar en el Parque Natural del Estrecho, resultando llamativa la cantidad de restos de naufragios.