Redacción | Chiclana.- La Delegación de Medio Ambiente y Playas ha iniciado en la mañana de hoy las tareas de acopio del material que, a partir de mañana, comenzará a instalarse en las playas de La Barrosa y Sancti Petri. Pailas, módulos, duchas, aseos y otros elementos han sido distribuidos hasta sus puntos de montaje para que estén a disposición de usuarios y bañistas a partir de próximo fin de semana, en el que se espera la primera oleada de visitantes con motivo de la Semana Santa. Las labores de montaje se prolongarán hasta el próximo viernes día 18. En esta tarea participan una decena de operarios, vehículos de transporte y retroexcavadora.

El delegado municipal de este área, Joaquín Páez, ha informado de que “será el primer año que en Semana Santa se monte el 80 por ciento de la infraestructura que luego pueda disfrutarse en verano incluyendo, por supuesto, los servicios de Salvamento y Socorrismo que prestará Cruz Roja. Tan sólo quedará reservada aquella infraestructura que excede las necesidades reales de esta época del año y la que los técnicos, por razones del perfil de la playa o por las condiciones de la dinámica litoral y los temporales, hayan considerado oportuno reservar”.

Páez ha explicado que “se ha experimentado un salto cualitativo y cuantitativo de gran dimensión con respecto a años anteriores, en el que la infraestructura de playas se limitaba a instalar algunas pasarelas y duchas, y algún módulo de aseo. El objetivo, como no podía ser de otra forma, es incentivar el uso y disfrute de la playa por el mayor número de personas posible y que esto propicie el crecimiento del empleo y el volumen de negocio de los establecimientos  de hostelería del litoral”.

A partir del próximo fin de semana, los usuarios de La Barrosa y Sancti Petri verán instalada toda la infraestructura, que incluye los aseos de la Primera Pista, el de discapacitados de Cruz Roja y el de Complejo Atlántico. A este respecto ha destacado que el existente en los aparcamientos de La Loma del Puerco permanecerá en esa ubicación completamente operativo hasta el verano, cuando volverá a trasladarse a la zona de arena.

Las pasarelas de acceso a la arena también se instalarán en su integridad en un 80 por ciento, al igual que las duchas, por lo que estarán a disposición de los usuarios más de una veintena. En algunas ubicaciones será obligado recortar su longitud debido a la subida de las mareas y a la orografía propia del perfil de la arena en esta época del año.

Algunos chiringuitos también se preparan para acoger a los visitantes durante Semana Santa. Al margen de los existentes en el Paseo Marítimo y que, por tanto, tienen condición de permanentes, estarán en disposición de abrir sus puertas La Barrosa, Mojama Beach, El Apretaito y Bongo, estos dos últimos en Sancti Petri.

Páez ha apostillado que “en definitiva, las playas chiclaneras pasarán de contar con unos servicios básicos en Semana Santa a disponer de un equipamiento propio de un municipio de primera magnitud a nivel turístico, donde no se echará en falta ninguna infraestructura a disposición de los usuarios”.

Para concluir el edil ha aludido a “la política de hechos consumados que venimos manteniendo. Anunciamos hace unos meses que haríamos el esfuerzo en alargar la temporada de playas al máximo y que  el objetivo sería potenciar las playas también en Semana Santa para favorecer toda la actividad comercial y turística en esta época del año. Ahora sólo cabe esperar que el tiempo acompañe y que la recompensa sea que la ciudadanía de Chiclana y el resto de visitantes puedan disfrutar al máximo de nuestro litoral durante los próximos días”.