Comenzó la sesión muy flojita. En primer lugar el coro de Mérida “El Conquistador”. Un coro que a pesar de estar correcto en las tablas las músicas y letras no llegaron a conectar con un publico falto de coros en este concurso tan extraño. No obstante la corrección es el adjetivo que les calificaría. Le siguió la chirigota “Los Crazy de los 50” con un tipo muy al estilo de Alvarado. Supo levantar al publico. Bonitas músicas y letras, con un poco de pinchazo en el final del pasodoble que no llega a cuajar.

Le siguió la comparsa portuense “El Ingeniero” que ni estaba afinada ni supo conectar con el publico. De letra no podemos opinar porque la vocalización y unión de grupo era nula, por no decir inexistente. Cosa que no ocurre con la chirigota “Los Campeones” con música del Noly. Sobre sus músicas mejor no hablar porque es única, al menos en los pasodobles. Estuvo simpática pero no llegó esa simbiosis entre público y agrupación.


Llegó la ocasión para la comparsa isleña “La Oportunidad”. Una comparsa joven pero que está sabiendo avanzar a pasos agigantados. Una afinación que roza la perfección y una música de pasodoble que envuelve. Muy bonito estribillo sin duda. Tal vez pinche un poco los cuples y el popurri, pero ya sabemos lo difícil que es escribir mas de ocho minutos de insufrible música y letra.

Unos buenos teloneros para la chirigota “Los brujos titis”, la cabeza de serie de la noche. Manolito volvió a gustar un año mas. Parece que viene en racha. Muy bonita música del pasodoble en unos tonos en ocasiones demasiados graves para el grupo. No podemos decir lo mismo de la presentación que se ve algo floja. Cuple al estilo Santander, cortos y concisos que deja al publico con ganas de mas. Un buen popurri muy al estilo de Manolito Santander.

Cerró la comparsa “Los hombres del Rey” que abusó en las estridencias y de la que podríamos destacar mas bien poco, aunque tuvo un pase digno.

Compartir con: