Han tardo en pronunciarse pero finalmente lo han hecho. Era de esperar que el tema no podía demorarse mucho más, cuando su salida del Partido Popular ha sido pública y vaticinada por muchos que seguían al dedillo la actualidad política de Sanlúcar de Barrameda.


Los tres concejales que hasta hace unas semanas formaban parte del seno popular, Carlos Zambrano, Juan Álvarez y Concha Rosano, han dimitido como concejales de la formación y han pasado ha formar parte del grupo mixto o no adscritos. Hay que recordar que el acta de concejal es de titularidad personal y no del partido.

En un comunicado, “Somos Sanlúcar” como se hacen llamar, ha explicado los motivos de su marcha. La misma obedece a la falta de entendimiento con miembros del partido en cuestión donde se sentían como un cero a la izquierda.

“Desde el principio de la legislatura y de modo paulatino, hemos sufrido desinformación, falta de comunicación e incluso aislamiento interno. Con el paso del tiempo, alcanzamos una situación insostenible en la que, por ejemplo, ante la celebración de los Plenos, no teníamos información alguna por parte del Grupo Municipal al que pertenecíamos acerca de las iniciativas presentadas, ni del sentido del voto, ni en qué puntos se tomaría la palabra, ni qué defensa se realizaría de nuestras mociones”, afirman.

Con estas afirmaciones tan contundentes, los no adscritos recalcan que se sentían aislado, situación que les impedía trabajar para los sanluqueños como se merecen, les hubieran votado o no. Recuerdan que era imposible el trabajo de campo, en cuanto a preparación de plenos e incluso funciones que le corresponden a un concejal en el momento que coge su acta. “Nos abocaban al camino de oír, ver, callar, y votar, denotando la falta de democracia interna, e incluso de respeto, hacia nosotros como miembros del grupo municipal”, asevera.

Con ello quieren aclarar que el problema no “ha radicado en un comportamiento díscolo de nuestra parte como algunos quieren hacer creer, sino más bien en estar sometidos a un liderazgo oligárquico y excluyente”, puntualizan.

En el comunicado emitido, quieren dejar que claro que han a agotado todas las vías internas de solución posible, dando plazos de espera mucho más que razonables, solicitando ayuda y manifestando en todo momento que acudían al partido en busca de soluciones que no trascendieran y lograran restablecer la normalidad.

Es por ello que ante esta situación,  falta de respuesta o cualquier indicio de diálogo, decidieron poner rumbo fuera del partido y pasar al grupo de los concejales no adscritos, “único modo en el que tenemos garantía de poder trabajar por nuestra ciudad, que al fin y al cabo es lo que esperaban los ciudadanos que votaron”, argumentan.

“Hemos iniciado un camino complicado o cuanto menos inusual en nuestro Ayuntamiento, pero que asumimos con responsabilidad, sentido del deber y pensando siempre en representar como es debido a los ciudadanos que depositaron su voto en las urnas”, recalcan.

“Creemos en el desarrollo de la actividad política como una herramienta de cambio social; como punto de encuentro para que los ciudadanos se expresen de modo organizado con respecto a la manera en que entienden deben ser gobernados. En base a este principio continuaremos Trabajando comprometidos por nuestra Ciudad”, finalizan.

 

Compartir con: