Tal y como anunciara recientemente el alcalde, el Gobierno Local continúa junto al Andaluz, la tramitación necesaria para proceder al derribo de la barriada José Antonio; una zona que, como recuerda David de la Encina, “dejó de ser un centro de convivencia para convertirse en un problema para la ciudadanía, siendo una reclamación de la ciudad la necesidad de terminar con esta situación”.


La Junta de Gobierno Local celebrada hoy ha dado luz verde a la declaración de ruina de las fincas sitas en Plaza de la Esperanza, números 2, 3 y 4; paso previo para proceder a su demolición; y que viene a ser el resultado de un importante trabajo de coordinación y diálogo por parte de las dos administraciones competentes, la andaluza y la local.

En este sentido, el alcalde ha recordado que “son muchos los años en los que la ciudadanía venía pidiendo a voces que se tomaran soluciones y mi Gobierno y el de la Junta de Andalucía vamos a actuar conforme a la ley, con respeto a los derechos de quienes están allí pero, desde luego, conscientes de que el bien superior de la ciudad debe prevalecer y, por tanto, la ciudad debe seguir creciendo”.

Este es el objetivo principal de las actuaciones llevadas a cabo y que hoy ha alcanzado un nuevo acuerdo, quedando pendiente la aprobación del proyecto de demolición. Tras dicho acuerdo, la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía (AVRA) será la entidad competente para proceder a la demolición, previo trámite de licencia.

Al respecto, David de la Encina, ha reiterado su agradecimiento al delegado territorial de Fomento y Vivienda en Cádiz, Federico Fernández, por la celeridad con la que se ha ido gestionando esta tramitación, que ha sido larga en tanto en cuanto se ha llevado a cabo a través de la negociación individualizada de cada una de las familias que aún viven allí o tienen algún título de propiedad.

Hay que destacar que el procedimiento puesto en marcha por Junta de Andalucía y Ayuntamiento ha posibilitado el realojo de la inmensa mayoría de las familias al bloque nuevo de Santa Clara; cuyo objetivo es buscar la recuperación “de un espacio importante para la ciudad y no el mantenimiento de un bloque que no sirve para vivienda y que es una fuente permanente de conflictos para esa zona”.

 

Compartir con: