Redacción.- Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han conocido durante el año 2015 un total de 5.388 infracciones penales relacionadas con el cobre de las que se han esclarecido 510. Durante este período anual, se han detenido a 1.024 personas y se han recuperado más de 2.500 toneladas de cobre. Durante la actividad preventiva, la Policía Nacional y la Guardia Civil han intensificado las inspecciones en los centros de reciclaje y chatarrerías lo que ha llevado a realizar un total de 5.239 inspecciones.

En 2014, la Policía Nacional y la Guardia Civil detuvieron a 2.308 personas, recuperaron más de 529 toneladas de cobre y cerca de 3.700 kilómetros de hilo de cobre sustraído. Además, durante el período 2011-2014, se llevaron a cabo un total de 11.442 detenciones, se recuperaron más de 2.600 toneladas de cobre y más de 17.300 kilómetros de hilo de cobre robado.

En 2015, la Comunidad Autónoma en la que se han conocido y esclarecido más hechos delictivos en materia de robo de cobre ha sido Andalucía y, en concreto, la provincia de Sevilla.

Plan de Respuesta a las actividades ilícitas relacionadas con el cobre

La Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior puso en marcha a finales de julio de 2015 un Plan de Respuesta a las actividades ilícitas relacionadas con el material de cobre, con carácter permanente y de aplicación en todo el territorio nacional, a través de la Instrucción 9/2015 dictada por el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, para prevenir toda actividad ilícita que tenga por objeto la comercialización de cable y otro material de cobre, así como evitar el robo de cobre en establecimientos industriales, almacenes, infraestructuras, servicios públicos y en cualquier instalación que preste servicios esenciales para la comunidad.

Este Plan de Respuesta contra el robo de cobre en España contempla una nueva respuesta policial a través de una actuación coordinada de todas las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad para evitar la aparición o consolidación de grupos u organizaciones relacionadas con la apropiación, receptación, comercio o cualquier disposición ilegal de cobre en sus diversas formas. Para ello, se ha incrementado la obtención de información que conlleve a la producción de inteligencia que permita la mejora de los procesos de planificación y toma de decisiones para impulsar y orientar la actuación policial.

Además, este Plan ha permitido, entre otras cosas, intensificar las medidas de seguridad a través de mecanismos que refuercen el control y seguimiento administrativo de las distintas etapas del ciclo de vida del cobre, desde su proceso de fabricación, comercialización y uso en instalaciones e infraestructuras, hasta el final de su vida útil y su posterior recuperación y reinicio del ciclo.

Gracias a esta instrucción de la Secretaría de Estado de Seguridad, se ha mejorado la capacidad de respuesta policial en la investigación y esclarecimiento de los hechos delictivos relacionados con el material de cobre, así como la detención y puesta a disposición judicial de sus responsables y la recuperación del material robado. Además, se ha ampliado la coordinación policial tanto en el marco internacional -a través de Europol, Interpol y, en su caso, Eurojust y otras instituciones de la que España forma parte- como en marco nacional mediante mecanismos que permitan ofrecer una respuesta coordinada por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y de los Cuerpos Policiales autonómicos y de las Corporaciones Locales con competencias en seguridad pública.