El Ayuntamiento de Cádiz, a través del área de Asuntos Sociales, ha concluido la 17º edición del Programa para el Desarrollo de Hábitos Socioeducativos (ZNTS) que ha repercutido en más de un centenar de menores en riesgo de exclusión social.

En concreto, este programa dedicado a la intervención con menores y familias en la Zona con Necesidad de Transformación Social de la Barriada de La Paz, ha atendido a 132 menores con edades comprendidas entre los 6 y los 16 años.

Este programa no atiende a población general, si no que todos los casos nos son derivados, bien desde el Programa municipal de Intervención Familiar o bien desde el programa de SIVO, por lo que de partida, siempre habrá una mayor o menor situación de riesgo o determinadas carencias en el seno estas familias.

A lo largo de la presente edición, se han celebrado en torno a 200 sesiones de actividades de ocio educativo y habilidades sociales, donde se incluyen talleres, dinámicas, juegos de movimiento, salidas y convivencias, siempre con el objetivo de educar a través de la pedagogía del juego y el uso correcto del tiempo libre. Una metodología que quizás hoy esté bien extendida, pero que tiene su origen en el antiguo programa municipal de absentismo, reconocido públicamente por el defensor del pueblo andaluz allá por la década de los años 80, por lo que en su momento resultaba una novedosa forma de abordar el trabajo con menores en riesgo de exclusión social.

A lo largo del curso escolar se han celebrado en torno 1.000 las sesiones de apoyo escolar impartidas por el equipo de docentes el programa. Sesiones adaptadas casi individualmente a las características del colectivo atendido. Procurando que el ambiente no recuerde en demasía a la escuela, la cercanía al equipo docente sea máxima y la relación muy estrecha. Al margen de las propias tareas de la escuela, el equipo docente trabaja mediante un material especial de elaboración propia, toda una serie de valores transversalmente, mediante los enunciados y planteamientos de las actividades que van proponiendo al alumnado, lo que supone una estrategia metodológica original y tremendamente eficiente.

Paralelamente, los padres son atendidos desde el programa en reuniones y asambleas periódicas, sesiones de tutorías, acciones formativas sobre temas relacionados sobre la educación de los hijos e hijas y se les ofrece un taller de iniciación a la artesanía como posible medio para la generación de ingresos a la unidad familiar. En total, han sido 16 las personas adultas que se han beneficiado de esta última acción.

Otro de los pilares ha sido el desarrollo de la Ludoteca-escuela de verano. Con la llegada de la temporada estival, muchas de las familias atendidas se encuentran con dificultades para la conciliación familiar y laboral. Muchas de estas además, se ven con serias dificultades para dar respuesta a una correcta alimentación de hijos una vez cerrados los comedores escolares.

Para dar respuesta a estas dos carencias, se pone desde el Programa Para el Desarrollo de Hábitos Socioeducativos, este recurso de Ludoteca-escuela de verano, donde se ha ofrecido a 74 menores, durante todo el mes de julio un paquete de actividades lúdicas matutinas, aderezadas con una sesión diaria de apoyo escolar para no perder de vista los hábitos escolares.

De este total de menores, 54 han sido beneficiarios de un servicio de comedor donde han recibido desayuno y comida principal a diario. Lo cual va en consonancia con una de las primeras acciones de emergencia social adoptada por el actual equipo de gobierno, como ha sido garantizar que ningún menor de la ciudad de Cádiz, deje de tener garantizada una correcta alimentación por falta de recursos económicos.