Costa Cádiz Comunicación

Más tamaño, ¿más placer? Lo que nunca te contaron…

Más tamaño, ¿más placer? Lo que nunca te contaron…
08 septiembre
10:43 2015

Una de las conversaciones más populares entre mujeres y hombres es ¿importa el tamaño del pene a la hora de tener relaciones sexuales?

PUBLICIDAD

Los estudios, confirman que la media de un pene flácido es de 9 cm. de largo y unos 9,2 cm. de diámetro; un pene erecto ronda entre 12 y 14 cm. de largo y unos 13,2 cm. de diámetro, es decir, que en realidad la media del tamaño del pene no es como muchas mujeres desearían en realidad.

¿Por qué los hombres piensan que cuanto más grande es el pene, mayor satisfacción para la pareja?

Cuando hablamos de los mitos sobre el pene y su tamaño, podríamos hablar de infinidad de ellos, pero en teoría, no hace falta tener un pene grande para tener una buena relación sexual. Los seres humanos contamos con 5 sentidos desarrollados para poder trabajar y estimular la parte sexual entre nosotros mismos, ¿Qué quiere decir ésto?: solemos pensar  que la penetración es la única manera de llegar al orgasmo total y eso es un error que debemos corregir, ya que si utilizamos el tacto, la imaginación, el gusto, etc… podemos llegar a una sensación plena en las relaciones sexuales, que pueden sustituir a la penetración. Deberíamos dejarnos llevar por nuestros sentidos en la cama y comprobar que todos esos mitos del  tamaño no son tan reales como todos pensamos.

Por otro lado, si analizamos la personalidad del hombre versus al tamaño de su pene, llegamos a varias conclusiones: como sabemos, la personalidad se va forjando desde la niñez y adolescencia para que cuando lleguemos a adultos tengamos un tipo de personalidad menos flexible y más fijada. Cuando empezamos la adolescencia es normal que sintamos curiosidad por el sexo y empecemos a descubrir un mundo nuevo que nos dará placer. Comienzan las comparaciones, y si el tamaño del pene no es como pensamos o deseamos, la autoestima no estará bien reforzada. Todo esto puede generar problemas psicológicos como ciertos miedos o temor a las relaciones sexuales, al rechazo, a las burlas, etc… Para poder prevenir todo esto, tenemos que concienciarnos de que el tamaño realmente no es más importante que otros factores (altura, simpatía, corte de cara, etc…). Si un hombre considera que el tamaño de su pene es grande, su autoestima será mucho mayor pero ¡ojo!, esto también puede crear problemas en la personalidad del hombre, ya que será más narcisista y creerá que por su tamaño podrá disfrutar de todas las relaciones sexuales que se proponga, a lo mejor lo conseguirá, pero recordemos: un pene demasiado grande puede causar problemas a la pareja, ya que puede limitarle en ciertas prácticas sexuales.

Como conclusión, en nuestra consulta, hemos visto diversidad de casos como éste y creemos oportuno citar algunos mitos para que los hombres duerman más tranquilos respecto al tamaño de su pene y que valoren otros aspectos de su personalidad para potenciar su sexualidad y sentirse plenos.

MITOS:

  1. Cuanto más grande es el pene, mayor placer para la pareja: Incierto. Un tamaño grande puede perjudicar dicha relación ya que en el caso de las mujeres, si el pene de su pareja es demasiado grande puede llegar a la pared vaginal y resultar molesto.
  2. Si mi pene mide menos de 10 cm. no podré tener relaciones sexuales: Incierto. Aunque 10 cm. no está en la media del tamaño, tenemos que pensar que hay posturas y juegos que podrían dar placer a tu pareja.
  3. Es mejor tener un pene más grueso que largo: Incierto. Aunque el grosor del pene sea importante para que la pareja disfrute, no es imprescindible para disfrutar de la relación sexual.
  4. Cuanto más grande el tamaño del pene, más varonil: Incierto. Ser varonil o no, no guarda ninguna relación con el tamaño del pene. Hay varios factores que pueden hacer más varonil a un hombre, como sería el cariño o la actitud que muestras hacia tu pareja.

Finalmente, recordad que el tamaño del pene no es tan relevante como creemos, ser un hombre que guste a las mujeres se basa en ser educado, cariñoso, respetuoso o fiel por ejemplo, y no sólo en un aspecto meramente físico.

 

               Isaac Quirós

(Psicologa del CENTRO INTEGRA)

PUBLICIDAD

Compartir con:

Noticias relacionadas