Esta iniciativa incide en que la detección temprana de la retinopatía diabética disminuye el número de posibles cegueras ocasionadas por esta patología

Médicos de Atención Primaria que tienen como centro de referencia el Hospital Universitario de Puerto Real han asistido, en dos ediciones, al curso ‘Lectura de retinografía digital en pacientes con diabetes mellitus’, organizado por la Unidad Docente Multiprofesional de Atención Familiar y Comunitaria del Distrito Sanitario Bahía de Cádiz-La Janda en coordinación con Unidad de del centro hospitalario portorrealeño. 

Esta iniciativa, que ha contado como docente con la oftalmóloga del Hospital de Puerto Real, María Jesús Huertos, tiene como finalidad actualizar los conocimientos y habilidades en la lectura de retinografías digitales realizadas a pacientes con diabetes mellitus por parte de los profesionales de Medicina Familiar y Comunitaria para mejorar la atención prestada, al tiempo que se estrecha la colaboración interniveles entre Atención Primaria y Hospitalaria.

Durante los talleres se revisaron la sistemática de la valoración de las retinografías; variantes de la normalidad y distinción de las lesiones patológicas; las estrategias de cribado de retinopatía diabética y como reconocer sus signos, así como de otras patologías relevantes como la degeneración macular, las oclusiones vasculares o la miopía.

Esta formación se enmarca en el Programa de Detección Precoz de Retinopatía Diabética del Plan de Diabetes de la Consejería de Salud y Familias, programa reconocido como buena práctica por la Organización Mundial de la Salud (OMS), ya que se posibilita la detección temprana de este problema de salud y, de esta forma, disminuir el número de posibles cegueras ocasionadas por esta patología.

Y es que la retinopatía diabética puede provocar ceguera en los pacientes diabéticos si no se realiza un tratamiento adecuado precozmente. Los programas de cribado de retinopatía diabética con retinógrafo no midriático junto con el buen control metabólico ha reducido el riego de pérdida de visión de los pacientes diabéticos.

Para ello se han implantado equipos de retinografía digital en todos los distritos sanitarios de la sanidad pública andaluza, así como en los servicios de Endocrinología de los hospitales; de esta forma, el personal de Enfermería de los centros de salud y de las unidades de Endocrinología realizan las retinografías (se obtienen tres fotografías de cada fondo de ojo) y el médico de cribado (médico de familia o endocrinólogo) se encarga de interpretar los resultados. Las imágenes consideradas patológicas o dudosas se transfieren al oftalmólogo de referencia.

Este oftalmólogo emite un informe al médico de cribado con el diagnóstico y, según lo que establezca dicho diagnóstico, el paciente será remitido a las consultas de oftalmología para un estudio más completo o la instauración del tratamiento. Además, se ha elaborado una aplicación informática para todo el proceso de registro de datos, almacenamiento de las fotografías y citaciones de los pacientes. Esta aplicación funciona en entorno web y se incorporará a la historia de salud digital.