Redacción | Sanlúcar.- La Delegación Municipal de Medio Ambiente ha tramitado en los tres primeros meses del año 12 expedientes sancionadores a otras tantas personas por incumplir alguna de las normas recogidas en la Ordenanza Municipal de Residuos y Limpieza Pública.

La más común en estos meses ha sido la imposición de una multa por realizar necesidades fisiológicas en la vía pública, hecho por el que han sido sancionadas siete personas, que deberán pagar 150 euros de multa.


Otras dos sanciones que se han impuesto por conductas contrarias a la normativa municipal son como consecuencia de no respetar el horario establecido para depositar los residuos o usar de manera indebida los contenedores arrojando los residuos sin embolsar (conlleva 300 euros de multa), y otras dos multas deberán pagarlas los dos propietarios de perros que no recogieron los excrementos del animal (200 euros de multa).

La última de las sanciones tiene como motivo la colocación de carteles publicitarios fuera de los lugares habilitados para ello, por el que el expedientado deberá pagar 500 euros de multa, según recogen las Ordenanzas Municipales.

A lo largo del pasado año se impusieron 53 sanciones, siendo las más numerosas las relativas a la no retirada de los excrementos de perros de la vía pública, por realizar necesidades fisiológicas en la calle y por el vertido de aguas fecales.

Los expedientes sancionadores se inician previa denuncia de agentes de la Policía Local o del Servicio de Vigilancia Ambiental municipal.

Compartir con: