publicidad


La vuelta del coro de San Fernando, ha sido un tanto caótico. Los nervios de la vuelta después de 5 años se ha notado. Se nota sobre todo en el descontrol entre los hombres y mujeres en los tangos. Bonito y vistoso tipo que parecen que han desarrollado correctamente.

 

La comparsa de Marbella volvió y lo hizo de una manera muy discreta. No quedó muy claro cual era el tipo y tampoco estuvieron muy finos en su desarrollo. El grupo no es malo, pero solo fue discreto.

 

La chirigota «Los Gilipuertas» es una chirigota muy trabajada, pero de gracia 0. Vienen de manera muy correcta, pero escribir un chiste a veces no es para todos fácil. El tipo es muy simpático, aunque creemos que el no haber desarrollado un solo tipo, en vez de manera múltiple le ha venido complicado.

 

La Pandilla del 93, una comparsa de Sevilla que tuvo serios problemas de afinación. Fue todo un error dispersar al grupo por el escenario. La idea muy buena, aunque eso si, mal desarrollada.

 

Bonita comparsa la de «Los Vigilantes» que ha dejado un dulce sabor de boca en las tablas. Bonitos pasodobles en letras y música. Un tipo precioso del que destacamos los pies muy bien realizado.

 

El Selu vuelve al Teatro con un amargo sabor. A pesar de que es un tipo muy a su usanza, y que lo desarrollo e interpretó de manera magistral; la sombra que arrastra del personaje de Juan, del año pasado, se lo pone muy dificil. Un tipo que recordaba en parte a «Las Marujas», pero con sus propios clichés. A ver que ocurre este año.