publicidad


La delegada del Gobierno de la Junta en Cádiz, Ana Mestre, ha valorado como una “noticia positiva”, el anuncio de la Consejería de Salud de poner en marcha un nuevo protocolo para garantizar las bajas por embarazo hasta que el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) dé de baja a esas trabajadoras por Riesgo de Embarazo”.

Ana Mestre considera que esta decisión de Salud “viene a demostrar el cambio de talante del nuevo gobierno, las nuevas formas, acción, reacción”, afirmando que “nuestra pretensión siempre ha sido que el gobierno de la Junta de Andalucía sea cómplice de las necesidades de los andaluces y que tengamos pronta capacidad de reacción ante denuncias de esta índole”.

La delegada ha indicado que “aunque el número de personas haya sido mínimo, es un asunto lo suficientemente sensible para que la nueva Consejería de Salud haya reaccionado de esta manera”, agradeciendo la decisión tomada ya que “aunque sólo una mujer se vea en esta situación, es importante que la administración tenga los resortes para actuar como ha hecho en este caso, ágil, muy seria y rigurosa”.

Ana Mestre ha explicado que “se ha pasado de ese impás que había desde que se le daba el alta tras su Incapacidad Temporal, tras no existir patología para continuar en esa situación, hasta que llega su baja por Riesgo de Embarazo, en el que la trabajadora se tenía que incorporar al trabajo y que tardaba entre tres y cuatro semanas en resolverse por parte del INSS, a protocolarizarlo con el compromiso de la Consejería de Salud de seguir como Incapacidad Temporal hasta el día antes en el que reciba la baja por parte del INSS”.

La delegada ha concluido indicando que “esta decisión de la nueva Consejería de Salud es una importante medida que considera que viene a solventar cualquier tipo de dudas que hubiera sobre este asunto”.