publicidad


Inmaculada Muñoz

La delegada de Economía y Hacienda, Inmaculada Muñoz, ha asegurado hoy que le hubiera gustado llevar al próximo pleno los Presupuestos Municipales, para los que no ha encontrado hasta ahora el consenso necesario de partidos de la oposición.

Muñoz explicó que el Gobierno local lleva meses trabajando en estas cuentas, que tienen el visto bueno del Ministerio de Hacienda y que han sido abordadas con los diferentes grupos. Unas cuentas que recordó que son muy importantes porque recogen inversiones en centros escolares, en las barriadas, en parques infantiles, para maquinaria de limpieza, para la mejora del asfaltado y de muchas calles, y para atender la petición de los clubes deportivos, entre otras cuestiones.

Muñoz dijo que desde que el pasado mes de marzo el Gobierno local remitiera el documento al Ministerio de Hacienda para su aprobación, y tras el visto bueno de este organismo, “hemos venido manteniendo reuniones con los distintos grupos de la oposición para conseguir sacar adelante los presupuestos, solicitando sus aportaciones e incluyendo algunas de ellas en el documento”. Sin embargo, el buscado consenso no ha sido posible por el momento.

De ahí que el Gobierno municipal haya hecho un llamamiento a los partidos políticos de la oposición “para que no obstaculicen su aprobación, sino que se abstengan, y permitan que los ciudadanos puedan beneficiarse de las inversiones que hay contempladas en los presupuestos”.

La delegada municipal de Economía y Hacienda ha apuntado que para no prestar el apoyo “las excusas de los grupos caen por su propio peso, y argumentan que ya es muy tarde o que ya se está acabando la legislatura”, refiriéndose en este sentido a los grupos municipales de PP y de Ciudadanos, a quienes ha recordado que en otros municipios cercanos han posibilitado, con su abstención o bien con su apoyo, la aprobación de los presupuestos. A la par, ha vuelto a tender la mano a recibir aportaciones de este grupo para incluirlas en los presupuestos.

La edil de Hacienda ha subrayado que han mantenido un diálogo abierto con los grupos, aunque “hay propuestas que no estamos dispuestos a aceptar”, en referencia, concretamente, a la condición impuesta por el grupo municipal de Izquierda Unida de disolver la Gerencia Municipal de Urbanismo con la idea de ahorrar un millón de euros y evitar duplicidades. «Estamos dispuestos a todo menos a despedir a trabajadores, como en el caso de la disolución de la GMU, ya que ello supondría la convocatoria de oposiciones libres, requisito para entrar en el Ayuntamiento, y esto no garantizaría el empleo de estos trabajadores», explicó Muñoz.

A juicio de la concejal socialista, los grupos municipales conforman una oposición que “constructiva no es. Piensa más en sus intereses partidarios, de cara a las próximas elecciones, que en el bienestar de esta ciudad», lamentó la delegada.