Se harán en diferentes puntos de la provincia hasta el 8 de febrero

El servicio de Salud Laboral de la Diputación de Cadiz vuelve a llevar a cabo pruebas a su plantilla de trabajadores y trabajadoras para la detección de posibles casos de COVID-19, tanto en el seno de la entidad matriz como de sus diferentes organismos autónomos y empresas auxiliares. El anterior cribado se hizo el pasado otoño.

Ya se han efectuado este jueves en el Palacio Provincial 271 pruebas y los test rápidos continuarán en los próximos días en diferentes enclaves de la provincia. Queda excluido de estas pruebas, que tienen carácter voluntario, el personal de las dos residencias de mayores dependientes de la Diputación, en Cádiz y El Puerto, ya que al trabajar con población especialmente vulnerable, la de mayor edad, responde a sus propios protocolos de seguridad según determina la autoridad competente.

Las pruebas han comenzado en el Palacio Provincial de la Diputación. Se trata de la detección rápida de anticuerpos IgG o IgM SARS CoV-2 mediante digitopunción, que determinan si la persona tiene anticuerpos contra el COVID-19. Detectan tanto IgG positivo, que significa que la infección ha sido superada; como IgM positivo, equivalente a infección aguda; o IgG e IgM positivos, que se interpretan como que el afectado está en fase aguda tardía de convalecencia. En caso de positivo, desde el servicio de Salud Laboral se informa al trabajador en el mismo día, para que contacte con su centro de salud de referencia y aplique la cuarentena correspondiente, con la realización de un PCR y demás medidas protocolarias que establecen las autoridades sanitarias.

El calendario para estas pruebas está abierto hasta el 8 de febrero, para facilitar que empleados de organismos autónomos o con su puesto de trabajo en otras dependencias puedan hacerse el test. En la anterior campaña se llevaron a cabo más de 1.200 pruebas al personal de la Diputación.