Costa Cádiz Comunicación

OPINIÓN: “Buen servicio, agentes” por Paola García

OPINIÓN: “Buen servicio, agentes” por Paola García
18 octubre
10:45 2016

Opinión | Paola García .- Es del todo sorprendente el poder que tanto la sociedad como los medios de comunicación poseen a la hora de dramatizar o desdramatizar un suceso. A mi corta edad, no me resulta apenas dificultoso volver la vista hacia atrás en el tiempo para poder recordar alguno de los muchos movimientos o huelgas que, rozando sino sobrepasando el límite de la legalidad, se han hecho a lo largo de la historia en nuestro país sin ningún tipo de repercusión para aquellos que pretendían pasar por encima de la ley. En este tipo de situaciones, era la ciudadanía la condenada a sufrir diariamente como desde la televisión, la radio o los propios periódicos se mostraban decenas de imágenes y multitud de vídeos de manifestaciones en las que lo menos importante era aquello que en teoría se reclamaba y donde en su mayoría, se proporcionaba una imagen de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado que en absoluto se corresponde con la realidad.

Según lo que se pretendía hacer entender, cuerpos como la Policía o la Guardia Civil hacían mero acto de presencia con el único objetivo de causar daño y crear problemas… Cómo si fuera esa la única labor que llevan a cabo a diario, o cómo si no tuvieran otra cosa mejor que hacer. Supongo que porque a veces, a muchos se les olvida que ellos también son personas, personas con familia, personas que al igual que el resto, ejercen un oficio, con la gran diferencia de que en muchas ocasiones su trabajo conlleva arriesgar la vida por salvar la tuya. No, a ellos no les apetece estar ahí, tampoco cargar contra la gente, pero saben que la prioridad debe de ser hacer cumplir la ley, aun sabiendo que la consecuencia de ello sea protagonizar durante días las noticias, siendo condenados por la misma sociedad que juraron proteger.

¿Y si miramos lo que ha ocurrido durante estos días? Resulta que dos agentes de la Guardia Civil junto a sus respectivas parejas han sufrido una brutal agresión por parte de una multitud de radicales. Claro que por algún motivo, no se le ha querido dar tanto bombo al suceso, al menos del modo al que estamos acostumbrados. Quizás el hecho de llevar un uniforme les prive de optar a ciertos derechos, quizás tampoco sus parejas y familias sean dignas de poseerlos o así se pretende que sea por los mismos que en otras circunstancias y con otra gente, recitan la ley a modo de poesía.

Cuesta creer que el ser humano pueda llegar a tal nivel de salvajismo y crueldad, ya sea por parte de todos y cada uno de los que esa noche tomaron la decisión de formar parte de la agresión, como por parte de aquellos que hoy no son capaces de alzar la voz por aquellos a los que cuando tenemos problemas recurrimos sin titubear.

Lo más asombroso a la vez que preocupante de todo esto, es que existan partidos políticos como Bildu o Podemos que públicamente no condenan el suceso ni hacen muestra de solidaridad alguna, lo que a su vez me hace cuestionarme la posición de cada uno de sus votantes, de los que espero que, al menos no todos coincidan en su postura.

Por suerte, en España siguen existiendo personas capaces de no hacer distinción por razón no ya de sexo o religión, sino también  por uniforme. Las mismas que cuando relucen las luces azules no se sienten incomodas, sino protegidas porque saben que ante cualquier adversidad serán ellos quienes acudan en tu llamada y que entienden que lo único que se les debe de desear es “buen servicio agentes”.

 

Paola García,

Vicesecretaria de Organización de NNGG – El Puerto.

Compartir con:

Noticias relacionadas