publicidad


Opinión | Manuel Macías.- Todavía recuerdo como si hubiese pasado ayer, aquel dolor punzante, casi indescriptible que sentí en mi pecho aquella madrugada del 14 al 15 de febrero de 2019.

Lo siguiente que recuerdo es decir a la Doctora, tenemos que operar urgente. Me realizaron una intervención cardíaca tras haber sufrido un infarto. Obstrucción del 100% de la arteria descendente anterior, me comentan. “Te hemos puesto un Stent Synergy 2,50 x 28mm., balón emerge 3,00X0 , 8mm. y balón emerge 2,00X12mm.

Después de una semana en el Hospital de Puerto Real, me dan el alta. Recibo claras instrucciones de mi Doctor: dieta, descanso, nada de esfuerzos. Estás en la lista de espera para el Programa de Rehabilitación Cardíaca, me comentan. Se ve a todo el personal entusiasmado, “en breve podremos abrirlo, está todo listo. Esto facilitará la recuperación de todos los pacientes”.

Se puede hasta contagiar ese entusiasmo, el cual se va desvaneciendo a medida que, tras cada revisión médica sabes a ciencia cierta que todo sigue igual. Hay pacientes que llevan más de un año esperando a ser llamados, muchos de los cuales, han sufrido alguna recaída, con el consiguiente gasto para la sanidad andaluza. Pero aún, sigue sin estar listo.

El motivo de esta carta, es para dejar constancia del desamparo que tenemos los pacientes con problemas cardíacos de la zona de La Janda y la gran diferencia entre los pacientes de la zona de Jerez y la Sierra junto con Cádiz y la Bahía, frente a pacientes de segunda de la zona de la Janda que no podemos optar de ninguna manera a estos programas de Rehabilitación.

Tenemos que seguir esperando. No sabemos los motivos que nos llevan a esta situación. Estamos hablando de un Hospital (Puerto Real), donde ya poseen las infraestructuras y medios necesarios para que se lleve un Programa de Rehabilitación más que necesario para nuestra recuperación. Un Hospital donde se percibe el buen hacer y compromiso de su personal, así como, la falta de compromiso y empatía por las instituciones pertinentes por evitar estas situaciones de desigualdad de zonas.