publicidad


 “La bajada de la deuda conseguida permite la negociación de una moratoria para dedicar más recursos a la crisis de COVID-19”

Desde Podemos se ha pedido al gobierno local que solicite una moratoria de la deuda del Ayuntamiento, actualmente en 23,5 millones de euros, “para contar con más recursos económicos para paliar los efectos de la crisis provocada por el COVID-19”, explica Ana Rojas, portavoz de la formación.

Esta formación siempre se ha mostrado en contra del pago de esa parte de “deuda ilegítima” que ha hecho que los ayuntamientos tengan limitados sus propios recursos para destinarlos a ese pago por la Ley Montoro, pidiendo ahora al PSOE que negocie una moratoria para que se pueda contar con recursos extraordinarios para destinar a ayudas sociales de emergencia. La portavoz expone que además del uso del superávit y de los recursos del Ayuntamiento, “hay que contar con toda la ayuda para que la población isleña más vulnerable pueda estar asistida correctamente”.

Rojas ha señalado que la bajada de la deuda en 8,1 millones durante 2019 puede permitir la negociación de esta moratoria y liberar gran parte de esos 23,5 millones de euros.

Podemos considera que hace falta “un gran proyecto para activar la ciudad cuando se levante el estado de alarma y hay que dar cobertura a todas las necesidades sociales y laborales”.

La reactivación económica “debe ir acompañada por planes de empleo, apoyo a las pymes, planes de turismo –como solicitan desde este sector, el comercio y la hostelería-, actividades culturales, etcétera”.

Estos recursos se unirían también a los del uso del superávit, que ahora están centrados en las ayudas sociales para dar cobertura a las familias que han visto sus ingresos reducidos.

Esta medida se une a las que ya ha presentado la formación, como las ayudas a los alquileres de las viviendas públicas, la suspensión del pago de impuestos durante el estado de alarma, el pacto con las empresas concesionarias para mantener los empleos de los servicios públicos y redireccionar algunas inversiones “no urgentes” como el arreglo de la Plaza del Rey, el planetario o las obras de La Leocadia, que liberarían 2,5 millones de euros más.