publicidad


Propone a las distintas delegaciones y concejalías un nuevo cálculo sobre las necesidades de sus áreas

Ernesto Díaz, concejal de Podemos, ha propuesto al gobierno local “reajustar” los gastos e inversiones de las diferentes delegaciones “afrontar la crisis económica y social que comenzó con la pandemia”. La formación ha pedido anteriormente que los Presupuestos Municipales de 2020 deben cambiar para ajustarse a una “nueva realidad” y crear un fondo social, pero el trabajo concreto por delegaciones para analizar las partidas “debe empezar cuando antes y centralizar cuáles son las necesidades que no pueden esperar y las que sí”.

Con la paralización de la ciudad y las necesidades creadas en el tejido económico y social, “creemos que es obligatorio estudiar redireccionar los 200.000 euros que el presupuesto del gobierno tenía fijado para la Plaza del Carnaval de la concejalía de Fiestas”, además de la remodelación de la Plaza del Rey, por 1,4 millones, o la piscina de verano y la gran sala de estudio del Parque Almirante Laulhé, presupuestadas en 400.000 y 750.000 euros respectivamente.

Precisamente, la formación señala que la inversión en la sala de estudio del centro acentúa lo necesario que era instalar salas en los barrios, remarcando que así se podrían evitar las aglomeraciones de estudiantes, cuando no se sabe qué medidas sanitarias habrá que seguir cuando se acabe el confinamiento.

Con el presupuesto actual, el Servicio de Dependencia y Teleasistencia recibiría 10.400 euros, tratándose de una de las áreas, la de Desarrollo Social, de las que más importancia tiene en estos momentos; y en el área de Comercio, 100.000 euros estaban fijados para la “modernización de las terrazas de la calle Real”, cuando lo urgente ahora es planificar económicamente cómo reactivar la ciudad y cómo se podría enfocar ese montante para favorecer estos establecimientos.

Díaz remarca la necesidad de este reajuste, que servirá para “paliar las graves consecuencias económicas que estamos padeciendo a nivel municipal” y para aplacar la crisis económica de autónomos, trabajadores y clases populares.