Redacción | Puerto Real.- La polémica en la formación morada “Podemos Puerto Real”, continúa en aumento, en esta ocasión con las últimas declaraciones del ex-componente de partido, Andrés Rodríguez.

Para Podemos en la villa, la actitud de Rodríguez en inadmisible, debido a los constantes insultos y mentiras pronunciadas por el susodicho.


Así las cosas, los de Podemos han emitido un comunicado que dice lo siguiente:

COMUNICADO DE PODEMOS PUERTO REAL ANTE EL COMPORTAMIENTO INADMISIBLE DEL EX  COMPAÑERO ANDRÉS RODRÍGUEZ

Podemos Puerto Real se pronuncia para desvelar las causas que provocaron la separación de Andrés Rodríguez del equipo de gobierno y del Grupo Sí se puede Puerto Real, por el Sr. Rodriguez.

Hasta el día de hoy, Podemos Puerto Real se ha mantenido en silencio sobre las declaraciones y actitudes del que fuera nuestro compañero, Andrés Rodríguez, debido al respeto y al cariño que mantenía nuestra organización hacia su persona.

No obstante, sus insultos y  mentiras  obligan a Podemos Puerto Real a pronunciarse al respecto para desvelar las causas que provocaron la separación de Andrés del equipo de gobierno y del Grupo Sí se puede Puerto Real.

Desde los primeros compases de este año de legislatura, Andrés mostró una actitud individualista y un alto grado de insolidaridad y ausencia de conciencia colectiva. Esto se veía reflejado en su incapacidad de mantener debates políticos desde el respeto, así como en su ausencia en numerosas reuniones del equipo de gobierno, dejando también de asistir a las asambleas de Sí se puede.

En las áreas que le habían sido asignadas, las decisiones se tomaban de un modo arbitrario, sin contar con la opinión de nadie más. Estas prácticas generaron un ambiente insostenible. Durante un largo periodo, fueron varios los intentos por parte de la organización de acercar posturas con él, pero resultaron siempre infructuosos. En varias ocasiones Andrés amenazó con dejar el acta. Más tarde retrocedía en su decisión.

El punto más conflictivo llegó con la celebración de la feria inmobiliaria, que Andrés organizó sin consultar a nadie, llegando a cometer numerosas irregularidades. Poco importó la decisión colectiva, ya hubiera sido apostar por realizarla o no.

 En el área de Hacienda nunca ha existido un compromiso de pago a empresa alguna por la realización de esta feria inmobiliaria. Sin embargo, la semana pasada el Ayuntamiento recibió la visita de un empresario que presentaba una factura por valor de 10.600 euros que comprometía al Ayuntamiento a pagar por este evento. El empresario entregaba un documento de reconocimiento de esa factura firmado por Andrés Rodríguez y con el sello del área de Deportes, que también gestionaba Andrés. Ningún técnico del Ayuntamiento ni del área económica ni de ninguna otra tenían constancia de la existencia de esta factura. Las motivaciones que llevaron a Andrés a cometer esta irregularidad con el dinero de todas y todos los puertorrealeños nos es desconocida. En cuanto a la factura, serán los juzgados los que decidan las consecuencias de la acción de Andrés Rodríguez.

Andrés empezó a pedir ser el interlocutor de proyectos urbanísticos de importancia. Quiso ser el interlocutor con empresarios de todo tipo, llegando a puentear competencias de los concejales de Hacienda y de Urbanismo, incluso solicitó comisiones económicas por estas negociaciones, algo muy grave y a lo que no dábamos crédito. Entonces pensábamos que esas peticiones eran fruto de su inconsciencia y falta de formación, pero luego se ha demostrado que era por falta de ética.

Los miembros del equipo de gobierno se negaron en rotundo a ceder a sus exigencias, y fue entonces cuando Andrés Rodríguez amenazó con dejar su acta alegando “cuestiones de salud”. Más tarde volvió a arrepentirse e incluso llegó a pedir que le devolviéramos sus competencias. Ante la nueva negativa propuso, entre otras cuestiones, dimitir pero asegurándose de que lo contrataríamos como asesor o gerente de alguna empresa pública. Llegó a amenazar con que si no le dábamos lo que pedía, no dejaría el acta y “lo pasaríamos muy mal”.

El equipo de gobierno se negó a ceder a su chantaje, y Andrés cumplió su promesa. Ahora desde el grupo mixto intenta hacer la vida imposible a quienes fueran sus compañeros. No se entiende la deslealtad hacia este equipo de gobierno, ni tampoco hacia esta formación. Lo que sí se tiene claro tanto desde el Ayuntamiento como desde Podemos Puerto Real es que no se sucumbirá a ninguna extorsión ni amenaza por parte de nadie.

Declaramos que Andrés Rodríguez se presentó formando parte de una lista decidida por muchas personas honestas que siguen formando parte de este proyecto y que se han sentido muy traicionadas y dolidas.

Declaramos que todos los que formamos parte de esa lista incluido Andrés Rodríguez, asumimos un código ético por el cual no se pueden usar las instituciones para beneficio individual y por el cual no nos pertenece el acta a ninguno de nosotros individualmente sino a nuestra asamblea. La asamblea de podemos Puerto Real revocó a Andrés Rodríguez desde el mismo momento en que decidió abandonar los principios que había defendido.

Los mecanismos democráticos de la asamblea se ven frustrados ante el diseño de las instituciones, que permiten que una persona que ya no representa a nadie, que ha traicionado todos los valores que defendió y que ha engañado a todas las personas que confiaron en él, mantenga su puesto y su acta de concejal. La asamblea puede desarrollar mecanismos democráticos y sanos, las instituciones, no y este es otro ejemplo más.

Declaramos que el transfuguismo provoca perversiones en la vida democrática de muchos pueblos, ciudades e instituciones.  Se trata de un problema que ningún partido de los que han ostentado el poder ha querido resolver jamás. Se firman pactos anti-transfuguismo de cara a la galería, y luego los mismos que lo aprueban lo incumplen sin ningún pudor cuando les beneficia y nadie ha querido cambiar la ley para que estos hechos lamentables no sigan sucediendo. Lamentamos enormemente la hipocresía que la mayoría de los partidos de siempre han mantenido al respecto, asumiendo los votos de tránsfugas y oportunistas cuando les conviene mientras critican para su lucimiento que estos hechos se produzcan en este circo institucional que tiene secuestrada la soberanía y la democracia de los pueblos.

Nunca dejaremos de señalar que al margen de las instituciones deben crearse espacios de empoderamiento y participación real para la ciudadanía, seguimos apostando por ello porque sabemos que es la única manera de luchar contra la injusticia social y de lograr cambios reales.

Compartir con: