En el registro domiciliario realizado en una conocida barriada en Puerto Real los agentes hallaron cerca de 200 gramos de hachís y mar

 

 

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Puerto Real (Cádiz) a dos hermanos como presuntos autores de un delito contra la salud pública. Los detenidos son un hombre y una mujer que utilizaban su vivienda para la venta y distribución al por menor de hachís y marihuana. El desmantelamiento de este punto de venta de drogas ha sido gracias a las  labores de prevención en la tenencia y consumo de sustancias estupefacientes realizada por los agentes, los cuales detectaron la  presencia de varias personas consumidoras habituales de estas sustancias. 

La investigación se inició el pasado mes de junio, cuando un indicativo policial  identificó a varias personas que portaban sustancias prohibidas en una conocida barriada de Puerto Real. Los agentes actuantes observaron que todas las personas portadoras de sustancias prohibidas salían del mismo portal, lo que podría indicar la existencia de un punto de venta de drogas en una de sus viviendas.  Así pues,  los  investigadores de la Policía Nacional iniciaron un dispositivo para la localización del domicilio encartado. Una  vez comprobada la actividad delictiva en el  inmueble, se procedió a solicitar la entrada y registro del mismo a la autoridad judicial con el fin de desarticular un punto negro de venta de drogas al por menor.

En el registro domiciliario  se intervinieron casi un total de 200 gramos de marihuana y hachís, así como utensilios para su distribución y posterior venta. La droga hallada se localizó escondida en diferentes puntos estratégicos de la vivienda. El registro concluyó con la detención y puesta a disposición judicial de los dos hermanos encartados por un presunto delito contra la salud pública.

Esta intervención se enmarca dentro del refuerzo contra el menudeo de droga que se está dirigiendo desde de la Comisaría de El Puerto de Santa María-Puerto Real. De este modo, se refuerza la actividad policial con agentes adscritos tanto a la Brigada  de Seguridad Ciudadana, como a la de Judicial con el fin de optimizar la labor preventiva en las zonas con mayor impacto de menudeo de drogas.