publicidad


José Loaiza (PP).

“Cavada es la máxima responsable de esta situación que afecta no solo a los funcionarios sino al resto de la ciudadanía”

El presidente local y portavoz municipal del Partido Popular (PP), José Loaiza, ha pedido directamente a la alcaldesa de San Fernando, la socialista Patricia Cavada, que realice las pruebas de detección del coronavirus al personal que presta sus servicios en el Ayuntamiento, tanto a los que se encuentran realizando su trabajo presencialmente como aquellos que se incorporarán en breve.

“La máxima responsable del Gobierno de nuestra ciudad no puede delegar su obligación en terceros, ni tan siquiera en otras administraciones. Los trabajadores municipales dependen del Ayuntamiento y tienen el derecho a recibir del mismo todos los elementos necesarios para poder desarrollar su trabajo bajo un entorno seguro”, afirma.

Este requerimiento de que el Gobierno municipal realice los tests detectores del COVID-19 a toda la plantilla municipal no solo se realiza “porque, como hemos dicho, es un derecho de los trabajadores, sino también por la seguridad de los ciudadanos que entran en contacto con ellos”. Por tanto, “Cavada no puede arrugarse, ni esconderse, ni hacer mal uso de la ironía para desembarazarse de una responsabilidad que tiene contraída desde el momento en el que prometió su cargo como Alcaldesa de todos los isleños y Presidenta de la Corporación Municipal. Por tanto, señora Cavada, haga algo, ejerza todas sus funciones no solo aquellas que arbitrariamente considere oportunas. Tenga como referencia a otros ayuntamientos de la provincia, como el de El Puerto, Algeciras o Los Barrios, que con medios propios han realizado estas pruebas protegiendo así a los empleados públicos y a la ciudadanía”.

La petición de tests para la plantilla municipal, compuesta por funcionarios y personal laboral, surge como una medida de seguridad ante la desescalada programada por el Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. En la fase 2, está previsto que se reactive el trabajo presencial y es, por tanto, fundamental contar con la seguridad de que ningún miembro del cuerpo laboral del Ayuntamiento se encuentre contagiado y pueda ser transmisor del coronavirus. “Cuenta la seguridad de los propios trabajadores y del resto de la ciudadano”, incidió Loaiza.

Además, la plantilla del Ayuntamiento tiene suscritos los servicios de salud laboral con una mutua que tendría que ser, en todo caso, la encargada de sufragar y realizar las citadas pruebas. “Esto es, a Cavada realizarle las pruebas a los funcionarios públicos no le costaría más que la parte proporcional que, de los impuestos que pagamos la totalidad de isleños, sale para hacer frente al pago de esa mutua”, recordó el edil.

Es por ello que “Patricia Cavada no tiene excusas, ni puede esconder su responsabilidad. La salud de muchos está actualmente en sus manos. Es su responsabilidad”, concluyó