publicidad


“Creemos y reiteramos nuestra intención de consensuar entre todos los partidos políticos la redacción del nuevo PGOU para Chiclana”, insiste la formación popular.

El Partido Popular reitera la necesidad de buscar un gran pacto por el urbanismo en Chiclana a través del diálogo y el consenso, “y entendemos que consensuar es tomar decisiones de acuerdo con todos, después de hablar y negociar con todos. Consensuar no es que el gobierno municipal tome una decisión y quiera que los partidos la apoyemos sin rechistar, eso es imposición”.

La formación popular manifiesta que “estamos de acuerdo en crear una comisión donde estén representados todos los grupos políticos y personas con suficientes conocimientos sobre urbanismo para debatir de forma continua sobre el plan a redactar”. 

Sin embargo, los populares afirman que “no estamos de acuerdo con el nombramiento de un nuevo cargo de confianza para que coordine la redacción del nuevo plan, porque es un cargo innecesario que conlleva un gasto a su vez innecesario. Dado que la situación económica empeora cada día para muchas familias chiclaneras, es absolutamente incomprensible cargar las arcas públicas con otro gasto superfluo más. Ya van dos asesores más en plena pandemia. ¿Para eso ha subido el alcalde el IBI a los chiclaneros, para enchufar a sus amigos?”. 

Sobre este asunto, el PP subraya que “la contratación de Antonio Fernández se ha llevado a cabo con nocturnidad y alevosía, ya a que a día de hoy no sabemos exactamente cuáles serían las funciones de dicho nuevo cargo y hasta qué punto las decisiones que pueda tomar tiene algún carácter ejecutivo. Con acciones como ésta, el alcalde, José María Román, hace saltar por los aires el gran pacto por el urbanismo en Chiclana”. 

Asimismo, reseña que “se nos informa que dicho cargo de confianza, un conocido arquitecto con grandes intereses propios de su profesión en Chiclana, ha sido contratado a tiempo parcial con una dedicación de un 75%, lo que le permitiría tomar decisiones sobre el plan por la mañana y trabajar en su despacho por la tarde. Estimamos que si esto no fuera una incompatibilidad legal, es a todas luces una incompatibilidad ética y moral y que de llevarlo a cabo sería impropio de una ciudad tan importante como Chiclana. Además, deberíamos no olvidar lo ocurrido en otras ciudades no muy lejanas, donde la dualidad de intereses y la posibilidad de influir en un plan de ordenación trajo consigo consecuencias muy negativas en todos los órdenes”.

Ante esta situación, el Partido Popular de Chiclana destaca que “una vez se llegara a un acuerdo por la mayoría de los partidos políticos de la necesidad de nombrar a un cargo de confianza del alcalde para que coordine el trabajo de Urbanismo y que se aclaren todos los aspectos de la funcionalidad de dicho cargo, el grupo popular exigiría que dicho cargo recayera en un reconocido profesional del urbanismo no sólo técnico, sino también jurídico, cuyo despacho esté fuera de Chiclana. Exigiríamos no tener asuntos urbanísticos en la ciudad, ni directos ni por medio de posibles clientes que pudiera tener”.

Desde Partido Popular reiteran que “no estamos de acuerdo con el nombramiento de este nuevo cargo de confianza, ya que no lo estimamos necesario. Es suficiente con la actual delegada de Urbanismo, Ana González, que además es de profesión arquitecta y se le supone conocedora de la redacción del antiguo plan y los motivos por los que fue tumbado por la justicia”. 

En esta línea, insiste en que “ella conoce todo aquello que hay que corregir en el nuevo plan y también de la ciudad después de cinco años de delegada de Urbanismo. Creemos que los técnicos de la delegación junto con los redactores que haya que contratar con la tutela y la ayuda de la Junta de Andalucía y sus técnicos de reconocida solvencia, son la solución”.

En este contexto, según el PP, “si el alcalde sigue empeñado en esta contratación, lo que está haciendo es menospreciar la capacidad de trabajo y la valía profesional de su delegada de Urbanismo. Así, Román debería destituir a dicha delegada, dado que se entiende que la confianza del alcalde hacía la misma parece ser que es nula, pues no la ve capaz por si sola de llevar adelante las funciones de coordinación entre los futuros redactores del plan, los funcionarios y los técnicos de la Junta”.

Así el Partido Popular de Chiclana cree que “la actual delegada, junto con los técnicos municipales, sí son capaces de llevar el nuevo plan a buen término si el alcalde no se entromete en su trabajo. Recordemos que a José María Román le han tumbado los tribunales todos los planes que ha redactado. Es el momento que alguien le diga que se eche a un lado y deje trabajar a los demás”.