publicidad


Profesionales de la atención primaria de Chiclana han asistido a una serie de talleres formativos en los centros de salud de Jesús Nazareno y Los Gallos para la prevención de agresiones en el ámbito sanitario y sobre las medidas de apoyo a los trabajadores cuando se produce una agresión física o verbal. Las sesiones fueron impartidas por agentes de la Guardia Civil. 

El pasado mes de enero, la Comandancia de la Guardia Civil de Cádiz acogió una reunión con la presencia de la delegada territorial de Salud y Familias, Isabel Paredes, y responsables de los centros hospitalarios y de atención primaria de la provincia para abordar las diferentes situaciones de riesgo del colectivo de los profesionales sanitarios para hacerles frente con las capacidades y planes de la Guardia Civil en materia de protección. 

En este encuentro se enmarcan las sesiones celebradas en Chiclana el pasado febrero, con el triple objetivo de aprender a manejar situaciones de riesgo que pueden derivar en una agresión, impulsar medidas preventivas y actuar cuando se produce un ataque verbal o físico. 

Durante la formación se ha presentado también la figura del ‘Interlocutor Policial Sanitario’, que representa el nexo de unión entre la Guardia Civil y los centros sanitarios para que los profesionales tengan una vía directa de comunicación para asuntos relacionados con cualquier tipo de agresión que puedan sufrir.

Para que las autoridades policiales y jurídicas puedan actuar y puedan materializarse las condenas contempladas en la ley ante estas agresiones, es imprescindible la interposición de la denuncia. En este sentido, los profesionales del Sistema Sanitario Público de Andalucía en el ejercicio de sus funciones son considerados como una ‘figura de autoridad’, por lo que gozan de una mayor protección jurídica y las agresiones físicas en su contra están penadas con entre seis meses y un año de prisión y las agresiones verbales que constituyan un delito de amenazas son castigadas con multas económicas  

Por ello es importante notificar ante los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad todas las agresiones que se producen en los centros sanitarios, sean estas constitutivas de delito o no. 

Plan de Prevención y Atención de Agresiones del SAS

El Servicio Andaluz de Salud (SAS) y los sindicatos que componen la Mesa Sectorial de Sanidad aprobaron el pasado 25 de febrero por unanimidad el nuevo ‘Plan de Prevención y Atención de agresiones para los profesionales de sistema sanitario público andaluz’ que incorporará como novedad un programa especial de acompañamiento al profesional agredido y un profesional en cada centro con formación específica que ejercerá como guía en la prevención de agresiones y actuación ante las mismas.  

El nuevo plan habilitará también canales ágiles y rápidos para que la persona que sufre una agresión, ya sea verbal o física, no esté solo momentos después de ser agredido. Además, se facilitará atención psicológica durante el tiempo que sea necesario y se realizarán acciones de comunicación dirigidas a concienciar a los pacientes y usuarios con campañas informativas explicando cómo funciona el sistema sanitario andaluz y qué puede o no puede hacer un profesional. 

El desconocimiento sobre la organización sanitaria lleva, en muchas ocasiones, a exigir cosas que sobrepasan el ámbito de actuación del profesional. Además, es fundamental que los ciudadanos tomen conciencia de que un problema nunca se resuelve con una agresión. Además se difundirá en los centros el cartel contra las agresiones, seleccionado entre los diseños realizados por los propios profesionales del SAS y que tiene como lema ‘No + agresiones al personal de sanidad’. 

La formación a los profesionales cobrará especial importancia y tendrá una doble vertiente: aprender a controlar situaciones conflictivas y qué hacer cuando se produce una agresión. 

El plan, que será aprobado por Consejo de Gobierno previo a su publicación en BOJA, integra las aportaciones del grupo de trabajo creado por la Consejería de Salud y Familias y en el que han participado los agentes sociales, asociaciones de pacientes, letrados de la Administración Sanitaria y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.