Redacción | Puerto Real.- La peatonalización en Puerto Real continúa siendo una máxima para el equipo de gobierno y el delegado competente en esa materia, Iván Canca. Es por ello que desde mañana viernes quedarán cerradas al tráfico las calles Barragán (desde San Francisco hasta San Fernando), San Fernando (desde Real a Teresa de Calcuta), el tramo de San José que queda por peatonalizar (de San Fernando a Cruz Verde) y la calle Cruz Verde (de Real a Teresa de Calcuta).

Así lo ha indicado el teniente de alcalde delegado de Urbanismo y Movilidad, Iván Canca, quien informa de que ya han comenzado a instalarse las señales de tráfico indicadoras de la prohibición de estacionar y de circular por estas calles, a excepción de los garajes, carga y descarga comercial, servicios públicos y taxis que podrán acceder como hasta ahora, al igual que los residentes que hayan tramitado las tarjetas expedidas por el Ayuntamiento atendiendo a las peticiones de los vecinos expresadas en los procesos participativos.

De esta forma, el Ayuntamiento continua avanzando en su apuesta por un nuevo modelo de ciudad que prioriza al peatón configurando un diseño urbanístico que prima la habitabilidad, la sostenibilidad y el equilibrio entre espacios y usos.

En las inmediaciones del colegio María Auxiliadora esta medida supondrá, en palabras de Canca, una  mayor seguridad vial para el alumnado puesto que se verá reducido drásticamente el número de coches que se aproximan a este centro educativo evitándose con ello los problemas de tráfico que se generan coincidiendo con las horas de entrada y salida de los escolares, algo de lo que ya venía advirtiendo al Ayuntamiento la propia comunidad educativa.

La alternativa a quienes usan el coche para acercar y recoger a estos alumnos se denomina pedibús, una iniciativa enmarcada en el programa Caminos Escolares Seguros que consiste en que los menores acudan a pie hasta el centro escolar desde un punto de encuentro acordado (carretera de Circunvalación junto a los jardines de El Porvenir), acompañados por padres y madres voluntarios (aún por definir) que el Ayuntamiento espera se presten a colaborar en esta iniciativa que ya funciona en otros municipios.

“En la zona de Circunvalación se habilitará, unos minutos antes de las horas de entrada y salida del colegio,  una serie de aparcamientos reservados para que los padres y madres puedan parar para dejar a sus hijos y que desde allí, mediante el pedibús vayan andando al colegio. A la salida se procederá del mismo modo pero a la inversa y los padres y madres voluntarios acompañarán a los niños desde el colegio hasta la zona de Circunvalación habilitada donde aguardarán los familiares en los aparcamientos reservados”,  explica Canca.

De manera que los afectados puedan ver resueltas sus dudas sobre el funcionamiento de este servicio, el propio Canca tiene previsto reunirse mañana viernes con ellos. Igualmente desde el 1 de abril y durante 15 días la Policía Local, a la que se ha dado instrucciones para no sancionar durante este periodo a quienes incumplan las nuevas normas de tráfico, llevará a cabo una campaña informativa a los padres y madres para facilitar la organización de la entrada y salida del colegio.