Para poder responder a esta pregunta necesitamos definir con claridad lo que significa quererse.  Querernos implica tener un sentimiento noble hacia nosotros mismos. Esto sería aceptarnos como somos, con nuestras debilidades y fortalezas, con nuestros fracasos y nuestros éxitos, con nuestros defectos y nuestras virtudes.Amar nuestras imperfecciones, estar a gusto con nosotros y responsabilizarnos de nuestros actos, de nuestra vida y felicidad.


Querernos consiste en estar en paz con nuestra mente deteniéndonos en los pensamientos positivos y de amor. Y dejando pasar los que nos hacen sentir mal.  La meditación y la relajación son muy eficaces para conectar con nuestro yo interior y sentir paz y armonía con uno mismo y con el universo.

Querernos denotahacer ejercicios y alimentarnos de forma sana para contribuir a sentirnos más a gusto con nuestro cuerpo.

Querernos requiere relacionarnos con los demás sin prejuicios, somos seres sociales y necesitamos a los demás para vivir.

Pero básicamente quererse consiste en saber qué queremos y qué nos hace felices. Y tratar de hacer eso que nos hace bien. Ante esta última idea suele pasar que confundamos el amor por uno mismo con ser egoístas. ¡Nada más lejos de la realidad!

Nos queremos a nosotros mismos cuando ponemos nuestro bienestar, nuestros sueños, nuestros proyectos y nuestros planes en primer lugar. Incluso si tenemos hijos u otras circunstancias personales que nos demande atención,así y todo, es posible incluir alguna actividad que sea de nuestro propio beneficio.

En la consulta he visto muchos casos de este tipo, de falta de amor y cuidado hacia uno mismo. Entre todos recuerdo un joven que priorizaba las demandas de los demás y apenas tenía en cuenta sus propias necesidades. Cuando empezó a quererse, a través de ciertas orientaciones y prescripciones que surgieron en la terapia, notó que algunas personas de su entorno empezaron a molestarse con él. No entendían que no tuviera el comportamiento habitual e intentaron llevarlo a su antigua forma de ser. Los cambios quefue haciendo en su vida requería que los demás también cambiaran por eso se resistían. Afortunadamente siguió trabajando en el amor hacía el mismo y los demás terminaron adaptándose a su nueva forma de ser.

Cuando otros se molestan por nuestro comportamiento puede que nos sintamos culpables y ante esto hay que tener cuidado porque el sentimiento de culpa puede impedir que cuidemos sanamente de nosotros mismos. No tenemos la culpa, ni estamos locos, ni equivocados si priorizamos nuestros deseos y nos responsabilizamos de nuestro bienestar. Cuando nos preguntamos si estamos haciendo bien o no, es fundamental escuchar nuestra voz interior sobre lo que es bueno para nosotros y hacerle caso. En nuestro interior está la respuesta.

Lo más maravilloso de querernos a nosotros mismos es que nos volvemos personas más sanas y equilibradas y también lo serán las relaciones de pareja, con amigos, familiares, etc.… Cuando nos amamos somos más felices, y hacemos más felices a los demás.

Ahora responde tú la pregunta del título ¿te quieres?¡Si sí felicidades! Si no, ya sabes el camino a seguir. ¡Buen viaje!

Compartir con: