Puerto Real se unirá a la red de ciudades-refugio que desde el municipalismo español se está gestando ante la tragedia que está viviendo el pueblo sirio.

El alcalde, Antonio Romero, y la delegada municipal de Servicios Sociales, Encarna Marín, se han reunido esta semana con distintas ONG que fueron convocadas para tal fin, algunas de las cuales trabajan ya en esta propuesta: Pro Derechos Humanos, Caravana por la Paz, Plataforma por el Activismo Social, Asociación Cardijn, Círculos de Silencio y Cruz Roja.


Todos los presentes coincidieron en que es necesario actuar de manera organizada para acoger al volumen de personas que en estos momentos se encuentran desplazados de su hogar huyendo de la situación bélica en Siria, pero también en que hay que ser muy prudentes y canalizar el acogimiento a través de administraciones superiores y la FEMP.

En estos días se está trabajando en la redacción y publicación de una declaración pública, elaborada con el apoyo de las ONG, así como de los ciudadanos que lo deseen, y que incluya también la oficina o punto en la que se va a centralizar la información sobre el proceso de acogimiento, se elaborará el registro de familias y recursos sociales disponibles y el resto de cuestiones relacionadas

Para ello se va a redactar un protocolo de actuación en el que se defina el camino a seguir y la función que cada uno va a tener durante los próximos meses, ya es necesario buscar soluciones integrales a estas personas. No se puede obviar que muchos refugiados pueden venir obligados a España, que hay muchos menores que vienen solos o que en algunos casos no será posible albergar a familias enteras.

En cualquier caso, lo que sí se puso de manifiesto es que, si bien Puerto Real volverá a demostrar su carácter solidario ante la situación del pueblo sirio, no existen refugiados de primera y segunda clase. De hecho, en España vivimos muy de cerca las continuas oleadas de personas procedentes de países subsaharianos que también huyen de las terribles condiciones en las que viven en su país, y merecen, cuando menos, la misma consideración de refugiados y la misma acogida -ayuda económica de Europa incluida- que ahora van a tener los sirios.

En los próximos días se convocarán reuniones más amplias con asociaciones, entidades, partidos políticos y particulares que quieran unirse en la organización para ir perfilando el procedimiento a seguir.

Compartir con: