El consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano, ha destacado hoy la apuesta de la Universidad de Cádiz por una investigación puntera y enraizada en el territorio, ligada a la actividad especializada del campus de excelencia Cei.mar, que tiene como objetivo alcanzar los máximos niveles de excelencia continuada en docencia e investigación sobre el medio marino.

En este sentido, Ramírez de Arellano, que ha inaugurado el curso 2015/2016 en la Universidad de Cádiz (UCA), ha subrayado la existencia de 191 grupos de investigación y los más de 2.580 investigadores en el seno de la institución universitaria, así como la puesta en marcha de la línea de investigación en Arqueología Subacuática que derivará en el curso 2016/2017 en el primer máster oficial en Arqueología Subacuática.

La Junta confirma, además, su apuesta por el Instituto de Biomedicina, que se sumará a la red de centros andaluces que investigan y compiten internacionalmente por fondos y programas de alto nivel, y que contribuyen con su trabajo a sustentar una economía sostenible basada en el conocimiento.

Por otro lado, y en materia de infraestructuras, el titular de Economía ha destacado el traslado de Educación a Valcárcel, para lo que la Consejería de Economía y Conocimiento confirmó una partida de 700.000 euros el pasado mes de julio. Este proyecto será de especial importancia, pues generará empleo y riqueza en la ciudad de Cádiz, cifrándose en 3.000 estudiantes los que se mudarán al centro de la capital.

El titular de Economía ha explicado que la Junta apuesta por trabajar con las universidades con una actitud proactiva, anticipándose a los problemas y defendiendo siempre los principios de mérito e igualdad de oportunidades; y la autonomía universitaria, basada en la libertad de cátedra, de ciencia y de gestión.

Asimismo, ha reiterado la importancia de defender a estudiantes, a través de un sistema de acceso –el Distrito Único Andaluz- que garantiza el ingreso por méritos; unos precios con criterios que eviten la expulsión del sistema por motivos económicos; y los Planes de Apoyo del Modelo de Financiación que las universidades dedican a ayudas a los estudiantes para intentar reducir los efectos negativos de la normativa de becas del Gobierno central.

El consejero ha explicado que el Gobierno andaluz pretende recuperar esta legislatura la normalidad presupuestaria, definiendo un nuevo modelo de financiación y afrontando la deuda con un plan de tesorería concreto.

Junto a ello, la Consejería de Economía trabaja con los agentes del conocimiento en la puesta en marcha de un nuevo Plan de Investigación (PAIDI) que estará aprobado a principios de 2016 y que impulsará la conexión de la generación de conocimiento con las necesidades de la sociedad y los sectores productivos. Una investigación, ha añadido Ramírez de Arellano, en la que las universidades públicas y todo el sistema de conocimiento apuesten por el prestigio y el reconocimiento internacional.