semana santaSiempre, quien me conoce en mi actividad profesional en la Unión de Consumidores de Cádiz, comento que el Consumo tiene un carácter cíclico, es decir, va por temporadas. Al margen de las reclamaciones más habituales (en estos momentos bancos, telecomunicaciones, electricidad) cuando los ciudadanos se acercan a nuestras oficinas nos encontramos consultas y reclamaciones relacionadas con cada momento en el que nos encontramos. Así, cuando estamos en Navidades hay un mayor número de consultas relacionadas con el comercio o cuando hay un aumento de viajes, de vacaciones, las consultas y reclamaciones van enfocadas a esto precisamente.

En muchos casos también me habrán oído decir que no es que sea preocupante esto sino que, bajo una perspectiva de probabilidad, ante un aumento de ventas debe corresponderse un aumento de fricciones, de reclamaciones de los consumidores y usuarios hacia los empresarios. Esto es de cajón y quien no lo quiera ver así es que trata de criminalizar injustificadamente a los diferentes sectores económicos de cada momento.

Pues bien, ahora toca en esta semana un aumento de consultas y reclamaciones referentes a las vacaciones de Semana Santa. Al haberse producido un aumento de desplazamientos se produce un aumento de problemas derivados de estos días de descanso.

También me habrán oído decir muchas veces que la unión hace la fuerza, es decir, que es importante reclamar porque tiene un carácter social, un carácter de resolución de los problemas no solo individuales sino del conjunto de consumidores y usuarios de este país. Los cambios de las empresas y de las normas jurídicas se hacen por la vía de la presión social de las reivindicaciones, de las reclamaciones. En conjunto los consumidores somos el sector más poderoso y eso todavía no hemos sabido ver o explotar de cara a la actuación de las empresas y políticos. Se observa algo de esto en las redes sociales pero hay que extenderlo al conjunto de la ciudadanía para evitar prácticas irregulares.

Por ello, les animo a reclamar, a hacer valer sus derechos, a acudir incluso a tribunales para reivindicarlos. Es importante que reclamemos y ante este acto el empresario tiene que ver la queja, la reclamación como un regalo, como una oportunidad de mejorar.

La Unión de Consumidores está preparada para tramitar estas reclamaciones y atender las consultas con el fin de hacer valer estos derechos vulnerados. Por tanto, no hay excusa para hacerlos valer ante quien los vulnera constantemente.

Los motivos de reclamación pueden ser muy variados: hostelería, paquetes vacacionales incumplidos, servicios mal prestados, pérdida de equipajes en transportes, deterioro de estos equipajes, retrasos en el transporte, cancelaciones de estos. Se trata, por tanto, de una variada tipología de actos de consumo que, a veces, plantean complicaciones para los consumidores y usuarios.