Redacción | Puerto Real.- El Ayuntamiento ha acometido en las últimas semanas varias reparaciones en dos de las instalaciones deportivas más usadas por la ciudadanía puertorrealeña como son el campo de fútbol del Río San Pedro y el Complejo Deportivo Paco Gallego, todas ellas por un valor global cercano a los 20.000 euros.

En la primera de las instalaciones, la del Río San Pedro, las actuaciones acometían desperfectos, por un lado, en el césped, y por otro, en las placas solares. El césped necesitaba un recambio por la antigüedad de la instalación –diez años- y la falta de puesta a punto de este terreno de juego. Las tareas ejecutadas son la limpieza perimetral, el cepillado y aspirado de las fibras, la descompactación de la base de fijación, revisión y reparación de juntas del campo, reponiendo el granulado perdido. El coste de esta intervención ronda los 1.800 euros.


El incendio sufrido en el campo de fútbol del Río San Pedro el pasado mes de abril tuvo como consecuencia la pérdida de la sala de calderas y el depósito de agua caliente sanitaria de la instalación, que incluso explotó. El sistema ha debido ser reparado completamente y, aunque la mano de obra se incluye en el contrato de mantenimiento con la empresa instaladora, el coste de las piezas y material necesario para su renovación ha tenido un coste de 16.174 euros. Asimismo, también se ha realizado en esta instalación deportiva el resanado de paredes y techos, cambio de bovedillas y pintado de vestuarios, pasillos y zonas comunes.

En otra de las instalaciones deportivas, el Complejo Paco Gallego de Las Canteras, también se han efectuado trabajos motivados por el uso intensivo del campo durante toda la temporada. Las áreas pequeñas del campo de fútbol siete tenían el pavimento levantado, con roturas del entramado de fibras que componen la superficie de juego, por lo que han sido sustituidas por completo. Esta actuación ha tenido un importe de 1.936 euros.

Lamentablemente, a escasas horas de la culminación de estas actuaciones, realizadas con el esfuerzo económico de los contribuyentes puertorrealeños a través de su Ayuntamiento, unos desconocidos han arrojado una garrafa con líquido inflamable en llamas al campo de juego, que ha provocado un boquete en esta superficie recién reparada. Ya están realizándose los trabajos de valoración por parte de los técnicos municipales para determinar el coste económico, así como la repercusión de este destrozo sobre el normal funcionamiento de la instalación, debiéndose valorar la apertura o cierre de esta instalación deportiva.

El teniente de alcalde de Deportes, Alfredo Charques, que ha valorado el esfuerzo que se hace para que Puerto Real mantenga sus instalaciones deportivas dignas, ha condenado estos actos vandálicos “que perpetran unos descerebrados que se dedican a fastidiarle la práctica deportiva a los demás ciudadanos”.

Compartir con: