sucesosEl primero de los sucesos se produjo en la madrugada del pasado viernes, durante un control preventivo de alcoholemia que la Policía Local estaba llevando a cabo en una de las principales vías de la ciudad. En este contexto, se dio el alto de forma aleatoria a un turismo y, tras informar a su conductor de los motivos del control, se realizaron las pruebas de detección alcohólica, resultando estas positivas. Como consecuencia de lo anterior, se procedió a la detención de M A. C., de 44 años, con domicilio en la ciudad, como responsable de un presunto delito contra la seguridad vial.

Además, a las 19,00 horas del sábado, 2 de mayo, la Jefatura de la Policía Local recibió una llamada de la Guardia Civil requiriendo la presencia del grupo de atestados del cuerpo de seguridad local para realizar las pruebas de alcoholemia a un conductor en la calle San Antonio. Desplazados hasta el lugar, y una vez informado al mismo de los derechos y obligaciones que le asistían, se realizó el alcohotest y éste dio un resultado positivo. En vista de lo anterior, se procedió a la detención de A. F. S. A., de 44 años, vecino de Cádiz, como responsable de un presunto delito contra la seguridad vial.

Además, ayer domingo, 3 de mayo, alrededor de las 21,00 horas, se recibió una llamada telefónica en la Jefatura de la Policía Local que alertaba de un accidente de tráfico junto al puente del VII Centenario, con un vehículo volcado. Desplazados de inmediato al lugar, tanto una patrulla como el equipo de atestados, comprobaron la veracidad del comunicado, encontrándose un único vehículo implicado y junto a él a su conductor, aparentemente ileso.

Se le realizaron las pertinentes pruebas de detección alcohólica, arrojando un resultado de 0,00 mg/l., de alcohol en aire espirado. A preguntas de los agentes sobre lo ocurrido, respondió que circulaba con exceso de velocidad, perdiendo el control del vehículo, por lo que se le procedió a denunciar administrativamente por conducción temeraria.

Varias personas presentes en el lugar de los hechos indicaron a los efectivos politicales que el vehículo accidentado junto a otro turismo, estaban realizando conducciones anómalas desde la Avenida del Mueble hasta el lugar donde se había producido el accidente, encontrándose allí el otro conductor. A preguntas de los agentes, reconoció los hechos, observando éstos que tenía cierta dificultad para mantenerse de pie, por lo que se procedió a someterle a las pruebas de detección alcohólica. Una vez realizadas, el resultado cuadruplicaba la tasa de alcohol permitida para conducir, siendo imputado y detenido por un presunto delito contra la seguridad vial. Se trataba de J. A. T. P., de 26 años, vecino de Chiclana, con antecedentes por robo y por delito de malos tratos.