publicidad


El responsable de Servicios Económicos aclara a los ayuntamientos gobernados por el PP que “las medidas que nos reclaman ya están en vigor”

El responsable del área de Servicios Económicos de Diputación, Juan Carlos Ruiz Boix, reitera que “el Servicio Provincial de Recaudación decidió a final de marzo ampliar los plazos para el pago de los tributos municipales”. Una moratoria condicionada por el actual estado de alarma y que en la práctica permitirá que los periodos de cobro, con carácter general, se extiendan hasta final de julio. Esta medida incide en figuras tributarias de alcance general como es el primer semestre del Impuesto de Bienes Inmuebles o el de Vehículos de Tracción Mecánica. La aclaración de Ruiz Boix se expresa tras la publicación, por parte de la plataforma de ayuntamientos del PP, de una reclamación en demanda de dicha medida de flexibilización fiscal. “Un planteamiento que, evidentemente, llega muy tarde”.

Ruiz Boix recuerda que las directrices especiales adoptadas por Recaudación, ante el estado de alarma, se han comunicado a cada uno de los alcaldes y alcaldesas de los municipios que encomiendan la gestión de sus tributos a Diputación. Además, estas normas están publicadas en el Boletín Oficial de la Provincia de Cádiz y en la sede electrónica del servicio, a disposición de la ciudadanía: https://sprygt.dipucadiz.es/informacion-estado-alarma.

“También es preciso recordar que los calendarios tributarios se pactan entre cada Ayuntamiento y el Servicio Provincial de Recaudación. Y son esos periodos de pago, consensuados, sobre los que hemos aplicado la ampliación de plazo”, ha destacado el responsable de Servicios Económicos de Diputación.

Para Ruiz Boix es llamativo que la propuesta del PP se traslade a los medios de comunicación el mismo día en el que se celebró el Consejo de Alcaldías, dedicado a determinar medidas frente a la pandemia desde las corporaciones locales, “y en el que se alcanzó un consenso absoluto sobre las medidas adoptadas por Diputación. Señal evidente de que la reclamación se expresa para ganar un titular de prensa y no para demandar unas actuaciones que ya se están prestando de manera efectiva”.

“Se han resuelto medidas de flexibilización de pagos, de ampliación de plazos y de minoración de la carga fiscal mientras dure el estado de alarma”, ha destacado Ruiz Boix. De hecho las cuotas derivadas de un fraccionamiento, que vencieran en abril o mayo, se pasarán a junio sin recargo alguno; las deudas tributarias permanecerán en la situación anterior al estado de alarma sin sumar intereses; y no se llevarán a cabo medidas onerosas como, por ejemplo, los embargos.

Recaudación está aplicando de manera ágil las normas tributarias decretadas por el Gobierno de España en las actuales circunstancias, tal como ya se hizo con el artículo 33 del Real Decreto 8/2020 y ya se analizan las medidas fiscales reguladas en el Real Decreto 15/2020 publicadas en el Boletín Oficial del Estado de hoy miércoles.

La gestión tributaria no queda en suspenso y de hecho, las operaciones domiciliadas y los planes personalizados de pago siguen su curso, considerando que son vías de financiación esenciales para proporcionar liquidez a los ayuntamientos.