A Puerta Gayola | Manuel Lema.- El matador de toros Francisco Ruiz Miguel, junto a la periodista taurina catalana Aleyda Baz, repasaron la trayectoria profesional del torero de la Isla de San Fernando, auténtico especialista (a su pesar, como comentó con sorna) en hierros de los llamados duros, con Miura (un centenar de corridas matadas) y Victorino Martín (cerca de noventa) a la cabeza.

“Sueño cumplido en Barcelona” era el título y Ruiz Miguel recordó su alternativa en la Monumental (donde después torearía en numerosas ocasiones) junto a numerosos pasajes de su larga trayectoria, desde aquel rabo cortado en su presentación en la Maestranza( a un Miura, claro) hasta el adiós definitivo (aseguró) del año pasado en la plaza de su localidad natal, pasando por la llamada corrida del siglo en Las Ventas.


Diálogo fluido y ameno, salpicado de anécdotas y con el peculiar gracejo de un torero que fue recibido y despedido con gritos de ¡torero, torero! por el numeroso público que, aún con las emociones vividas en la sesión matinal a flor de piel, desafió a las inclemencias metereológicas y aguantó con paciencia (que un día se acabará y vendrán las lamentaciones de los que ahora lo fomentan o inhiben) la habitual retahíla de insultos de los antis de guardia.

Compartir con: