El consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro, ha reclamado durante su participación en una ‘levantá’ en la almadraba de Barbate (Cádiz) que se aplique “de una vez”, a partir de 2019, “porque hay sobradas evidencias científicas”, un plan de gestión que permita aumentar las capturas de atún rojo. “No compartimos que se mantengan las restricciones ante la espectacular recuperación que ha experimentado el stock”. No en vano, el nivel de reproductores se encuentra, según ha apuntado, “en un máximo histórico”, lo que, a su juicio, “avala ese paso más en busca tanto de la sostenibilidad de la especie como de una actividad que genera en Andalucía un millar de empleos”.


Sánchez Haro ha lamentado que no se obtuviera ya para 2018 una cuota mayor que garantizara una “campaña exitosa” para las cuatro almadrabas gaditanas (Barbate, Tarifa, Zahara de los Atunes y Conil de la Frontera) y los 180 barcos, fundamentalmente de la flota de cañas y línea de mano del Estrecho y los palangreros de Carboneras (Almería), que dependen del atún rojo en la comunidad autónoma. Un punto en el que ha lamentado la “defensa insuficiente” de los intereses de los pescadores europeos, españoles y andaluces por parte de la Comisión Europea (CE) en las últimas negociaciones de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (Iccat).

Para el máximo responsable de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, las resoluciones acordadas en la asamblea de la Iccat, reunida en Marrakech (Marruecos) en noviembre de 2017, “fueron decepcionantes, se quedaron cortas para nuestro sector, que merece que su esfuerzo se vea reconocido”. Las posibilidades establecidas para las almadrabas andaluzas, que ascienden a 1.293 toneladas, en palabras de Rodrigo Sánchez, han sido, “a todas luces, insuficientes”, lejos aún de las 1.422 toneladas de atún rojo que tenían asignadas en 2008 y que cayeron hasta las 637 toneladas en 2011.

La Consejería reconoce el esfuerzo y sacrificio que ha realizado el sector de las almadrabas, la flota de cañas y línea de mano del Estrecho y palangreros a lo largo de estos años en los que se han establecido reducciones progresivas del TAC del atún rojo, un “sacrificio” que en buena medida es una de las causas del constatado incremento de las poblaciones de atún.

La almadraba de Barbate
La almadraba de Barbate, autorizada también para el engorde de atunes, comercializa la marca Petaca Chico y fue galardonada en 2014 con los Premios de Andalucía de Agricultura y Pesca. Junto a las otras tres instalaciones gaditanas (Tarifa, Zahara de los Atunes y Conil de la Frontera), el valor de producción, según los datos de 2016, alcanza los 9,7 millones de euros, un montante al que hay que sumar otros 7,6 millones de euros de valor añadido bruto, un 13,1% más que en el ejercicio anterior. Se trata, en definitiva, bajo la óptica de Rodrigo Sánchez, de “un arte de pesca sostenible y de tradición milenaria que genera riqueza y 300 empleos directos y que, como tal, hemos de proteger”.

Visita a la lonja
Sánchez Haro ha visitado también la lonja de Barbate, donde se ha reunido con representantes del sector para conocer de primera mano su situación y sus principales reivindicaciones. Durante el encuentro se ha abordado la situación de la flota de cerco, dedicada sobre todo a la pesca de boquerón y sardina, señalando el consejero que por parte de su departamento “se están buscando fórmulas que permitan a los pescadores obtener un mayor valor añadido de su trabajo”.

Compartir con: