publicidad


Abre sesión el coro «Las Atrevidas». Un coro que seguramente irá precipitadamente a uno de los puestos mas bajos del escalafón. Ponen ganas en todo lo que hacen pero solo se quedan en eso. Como apunte bueno, el tipo es muy bonito y bien conseguido.

 

«La Magia del Silencio» es una agrupación que llega desde la misma capital gaditana. El repertorio queda en nada. Pasodobles planos con una letra muy dramática. Nuestro humilde consejo: el silencio sin duda era mejor.

 

La chirigota del Noly, «Al borde del precipicio…Los Rancios» es una chirigota realmente del Noly. Con sus golpes, aunque de menos calidad que la música ha hecho que el pase medio sobreviva hasta ahora. Sin duda cantar en las alturas es un plus hacia el grupo.

 

Suena muy bien la comparsa de Morón de la Fra. «Los Peleones». Un tipo un tanto extraño pero que cala en el público. Bonita música y letras, que en alguna ocasión desafina, pero sin grandes estridencias. Aprobado, pero raspado eh!.

 

Sin duda, la sorpresa de la noche la trajo Manolito Santander, con su chirigota «Los de Cádiz Norte». Frase que quedará para posteridad: «Yo soy un Bárbaro por que Cadiz es una Barbaridad». Cuidadito con esta chirigota que promete y puede hacer muy buen concurso. Buenos pasodobles y muy buenas letras.

 

La comparsa de Tino Tovar «El Angel de Cádiz» cierra la sesión de esta noche y de una manera un tanto rara. Rara en esta ocasión, porque el autor ha dado un salto de visión, desde lo mas surrealista e inventivo del mundo; a este tipo tan gaditano. Impresionantes letras y músicas, con unos cuplés cortísimos. Falla el grupo, en su intención de exagerar en demasía un acento que se nota obligado. Necesito una voz mas flamenca en esta comparsa.