El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, ha afirmado hoy que “el Gobierno de España siempre ha sido sensible con las necesidades del campo andaluz, rebajando cuando ha sido necesario el número de peonadas requeridas para que ningún trabajador con derecho al subsidio agrario se quede sin percibirlo”, al tiempo que ha lamentado “que desde la Junta de Andalucía se intente utilizar, una vez más, una ayuda muy importante para los trabajadores del campo andaluz como arma política arrojadiza”.


Sanz considera que la propuesta del consejero de Agricultura de la Junta de rebajar a ‘cero’ el número de peonadas requeridas para percibir el subsidio o la renta agraria “es una barbaridad que dejaría sin prestación a los perceptores”, ya que “rompería el sistema y convertiría el subsidio en una mera prestación asistencial de la Junta, desvinculada de la actividad”.

Sanz opina que el consejero de Agricultura de la Junta “no sabe lo que dice”, porque con su propuesta “pone en peligro un sistema que lleva muchos años existiendo y que es vital para el empleo y el crecimiento en muchos pueblos de Andalucía” y ha recordado que fue la Junta la que pidió que se rebajara a 20 el número de peonadas, “y una vez que lo hemos anunciado está descolocada”.

Frente a ello, ha defendido la gestión del Gobierno y de la ministra de Empleo, Fátima Báñez en relación con el empleo agrario, “tomando las medidas necesarias para que la sequía no afecte a la percepción del subsidio y la renta agrarias” y “manteniendo tanto en Andalucía como en Extremadura el plan Profea”, con una revalorización en 2017 del 3% que ha supuesto una inyección adicional de fondos de en torno a 4,3 millones de euros, hasta un total de más de 152 millones.

El delegado ha recordado que el Gobierno de España ya ha iniciado las actuaciones pertinentes para rebajar de 35 a 20 el número de peonadas necesarias para acceder al subsidio y a la renta agraria, “teniendo en cuenta los resultados de las campañas agrícolas”.

Así, ha precisado que la rebaja de las peonadas, que se aprobará con carácter retroactivo y tendrá efecto desde el 1 de septiembre del año pasado, beneficiará a un total de 60.000 trabajadores del campo, de los que 56.863 son andaluces. Las modificaciones normativas necesarias para aprobar la rebaja se habrán de incorporar en el Senado al Proyecto de Ley para paliar los efectos de la sequía.
Propuestas de los agentes sociales

El delegado ha precisado que “la modulación de las peonadas se valora con los agentes sociales”, en base a los datos de las campañas agrarias y su incidencia en el empleo agrario y a partir del seguimiento que realiza el Ministerio de Agricultura (MAPAMA), al igual que en los años 2012 y 2014, cuando el Gobierno ya dio respuesta a una coyuntura climatológica adversa como consecuencia de los daños ocasionados por la sequía.

Por tanto, “el Gobierno siempre ha sido sensible a las propuestas realizadas por sindicatos y organizaciones agrarias y ahora, una vez más, ha respondido con máxima celeridad” a las medidas analizadas recientemente en la Mesa del Campo.

“Desvincular la percepción del subsidio y la renta agrarias del trabajo en el campo, poniendo el número de peonadas a ‘cero’ como algunos pretenden, equivaldría a destrozar el Programa de Fomento del Empleo Agrario y el subsidio quedaría convertido en una mera prestación asistencial, competencia de la Junta”, ha subrayado el delegado.
Por ello, ha calificado como “desleal” que se intente “sembrar la inquietud” entre los trabajadores del campo andaluz, “utilizando el subsidio agrario para confrontar con el Gobierno de España” y ha pedido “una política de colaboración y consenso frente a la estrategia de confrontación”, pensando en el bienestar de los beneficiarios de la prestación y en los pueblos de Andalucía”.

Compartir con: