El presidente provincial del PP de Cádiz y senador, Antonio Sanz, ha reclamado la dimisión de la ministra de Defensa, Margarita Robles, tras la actitud mantenida durante su comparecencia en la comisión de Defensa del Senado, criticando que su intervención  fue “decepcionante, oscurantista y arrogante cuando están en juego el empleo de miles de gaditanos y una industria que mueve millones de euros”


Sanz considera que dicha intervención ha generado más “incertidumbre” tras “no aclarar el futuro del histórico contrato entre Arabia Saudí y Navantia para la construcción de las cinco corbetas en el que están en juego casi dos mil millones de euros en inversiones y 6.000 puestos de trabajo para la Bahía de Cádiz”.

Sanz ha lamentado que “Robles se haya dedicado a criticar que trabajadores y partidos políticos que estamos reclamando una posición clara del gobierno de Sánchez respecto a este contrato” y ha lamentado que “esta metedura de pata mayúscula que habíamos advertido no se haya evitado, preocupándonos por el daño irreparable que haya quedado en la credibilidad, garantía y seguridad que un gobierno tiene que ofrecer cuando quiere cerrar contratos importantes”.

El dirigente popular ha lamentado que “el PSOE solo se dedique a atacar al PP, como ha hecho Robles, cuando advertíamos de que el contrato corría peligro, demostrándose que teníamos razón desde un principio, porque fueron los trabajadores los que salieron a la calle, además de demostrarse que han tenido que rectificar”.    

Sanz considera que “es malo todo lo ocurrido y preocupante lo que puede ocurrir. Ojalá haya una rectificación de verdad, pero no podemos vivir de la rectificación diaria de un gobierno que pone en peligro la imagen de España y el daño irreparable que para la credibilidad y la garantía que un país debe de dar de seguridad jurídica cuando contrata, hace o atrae una inversión, esta no haya sido dañada por la incompetencia de un gobierno capaz de cometer una metedura de pata tan grande como la de la ministra de Defensa y, lo peor de todo, no lo reconozca”.

“Para Navantia es fundamental la credibilidad, seguridad jurídica e imagen de seriedad, rigor y apoyo de un gobierno que no puede poner en peligro ni inversiones ni futuras contrataciones”, por lo que Sanz ha mostrado su preocupación por “el daño irreparable que se haya cometido en futuras inversiones y contrataciones que desarrolle la empresa naval”.

Igualmente, Sanz considera que “todo esto demuestra el poco respeto a los gaditanos que nos tiene el gobierno de Sánchez porque ha puesto en peligro un contrato como este, demostrando que cada vez que gobierna el PSOE la lían y generan problemas en los astilleros. Antes eran reconversiones industriales que significaban destrucciones de empleo y ahora, impidiendo la creación de empleo”.

Plan Estratégico congelado

Por último, Sanz ha aprovechado para reclamar al gobierno socialista que “afronte la negociación del Plan Estratégico para Navantia. Ya va siendo hora porque lo ha dejado congelado cuando el anterior gobierno del PP ya lo tenía muy avanzado”.

Sanz ha explicado que en dicho plan, “se hablaba de rejuvenecimiento de plantilla, de nuevos trabajadores para la empresa, de Navantia 4.0 y de 11.500 millones de euros en inversiones, por lo que está mucho en juego”.

 

Compartir con: