La directora general de Participación y Equidad, Cristina Saucedo, y el delegado territorial de Educación, Juan Luis Belizón, presentaron este miércoles las jornadas de difusión del protocolo de detección, identificación y organización de la respuesta educativa al alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo. Estas instrucciones han sido establecidas por la Junta de Andalucía para los centros docentes sostenidos con fondos públicos de la Comunidad Autónoma.

El encuentro ha tenido lugar en el la Facultad de Ciencias de la Universidad de Cádiz, institución que ha estado representada por Esperanza Marchena, Directora del Servicio de Atención Psicológica y Psicopedagógica


Destinadas a equipos directivos, equipos de orientación educativa y asesores de formación permanente del profesorado, las jornadas han reunido a más de 300 profesionales de la educación de toda la provincia. De esta manera, los asistentes han podido conocer los detalles técnicos de este documento en vigor desde el pasado mes de julio, así como debatir el conjunto de medidas y resolver todas las dudas planteadas tras los primeros momentos de su aplicación.

Este nuevo marco conceptual de las necesidades específicas de apoyo educativo está determinado por las prioridades del sistema educativo en Andalucía centradas fundamentalmente en garantizar la equidad en el acceso, en la permanencia y en la búsqueda del mayor éxito escolar del alumnado.  Para ello es preciso contar con un sistema de prevención, detección e identificación de las necesidades educativas que el alumnado pudiese presentar a lo largo de la escolarización para adoptar distintas respuestas educativas. Los representantes de la administración andaluza, Saucedo y Belizón, han destacado el relevante poder de los equipos directivos, el profesorado y profesionales de la orientación, en este ámbito. Igualmente, han recalcado la amplia participación de profesionales en la elaboración de este protocolo, con lo que responde a muchas necesidades de ajuste y aclaración evidenciadas en la práctica diaria en los centros educativos ordinarios, donde se encuentran integrados el 90 por ciento del alumnado diagnosticado.

Tras el período de vigencia de la legislación educativa anterior y ante la necesidad de aclarar y homologar actuaciones en todo el territorio de Andalucía, se articula en definitiva un proceso de valoración del alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo orientado hacia la puesta en práctica de las medidas educativas que mejor se ajusten a cada alumno y que garantice así una escolarización y dotación de recursos ajustadas a las necesidades del alumnado. El protocolo se articula sobre una serie de pilares básicos: prevención, detección del alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo (NEAE), elaboración del dictamen de escolarización, actualización de datos personales en el sistema de información Séneca y organización de la respuesta educativa adecuada.

Compartir con: